Un equipo del Cepesma ha restacado a una cabra que llevaba 12 días aislada en el acantilado de la playa del Silencio, en el municipio asturiano de Cudillero.

La altura y verticalidad de la pared ha hecho necesario que se preparase un sistema de anclaje para facilitar las tareas. No es la primera vez que especies como estas quedan en los acantilados sin posibilidades de salida, en los últimos tres años han sido 3 ejemplares, entre ellos un macho que desidratado, también Cepesma exigio el rescate a su propietario.

Según ha informado el Cepesma, la situación del animal se había hecho insostenible y propicio que numerosas personas manifestasen su preocupación y malestar realizando continuas llamadas a la organizacion.

Así, el Cepesma intento conocer al propietario desde inicios de la pasada semana, pero el hecho de que el ejemplar estuviera sin elcorrespondiente crotal hizo imposible determinar a quien correspondía.

"Estos animales domésticos han de estar registrados e inscritos en la correspondiente cartilla de saneamiento por parte de la Consejeria de Medio Rural", recuerda el organismo, al tiempo que señala que "es bastante habitual encontrar ejemplares en estas zonas costeras sin que se pueda determinar la propiedad y por lo tanto eso acarrea en muchas ocasiones riesgos a la propia cabaña ganadera".

Consulta aquí más noticias de Asturias.