El Festival Castell de Peralada cambiará a partir de esta XXIV edición la ubicación del escenario, que se situará en el centro del parque del castillo. Esto permitirá, además, abrir el parque a todos los visitantes.

El espacio dónde se ha trasladado la estructura del Festival era ya una gran parcela de unos 2.500 metros cuadrados, que tiempo atrás se usaba como espacio para ganado, según ha explicado el historiador del Castillo, Jaime Borrachina, durante la presentación ante la prensa de estos nuevos espacios.

La nueva situación del auditorio del Festival, ha comentado, surge de dos premisas básicas determinantes: por un lado, se respeta completamente el Castillo, ya que antes el auditorio "parasitaba" la fachada principal; y por el otro, hace que el parque sea visible, un hecho importante, ya que actualmente "es poco conocido".

El certamen de celebra en tres espacios musicales: el Auditorio, con una capacidad para 1.750 personas; la Iglesia de Carme, con 400 plazas; y el Claustro Sant Domènech —también nuevo espacio— con capacidad para 300 espectadores.

El director del Festival, Joan Maria Gual, ha asegurado que estos cambios "tienen muchas ventajas". En primer lugar no será necesario desmontar la estructura cada año, ya que quedará colocada en la nueva ubicación, "lo que permitirá ahorrar tiempo y dinero". Además, se mejora en servicio, tanto de cara a los artistas como al público.

Gual también ha valorado las perspectivas del Festival en el contexto de crisis. "De momento los 'inputs' son buenos, estamos vendiendo muy bien las entradas", ha comentado. "Plantaremos cara a la crisis, con una programación de alto nivel y el cambio de ubicación", ha remarcado.

Cigüeñas en el castillo

La nueva ubicación del Auditorio cuenta además con una curiosidad. El escenario y la grada están ubicados entre árboles y en ellos hay nidos de 23 parejas de cigüeñas. El ornitólogo Jordi Sargatal ha destacado la importancia de la introducción de esta especia en Peralada, que se hizo en 1998.

Sargatal ha mostrado su curiosidad por saber cómo reaccionarán los animales cuando empiece el festival, con la música y el movimiento constante de gente. De momento, el Auditorio no ha cambiado nada de su rutina y se espera que tampoco influyan en ellas los diferentes conciertos.

El Festival dedica su atención a los recitales de grandes voces, conciertos sinfónicos-corales, óperas, espectáculos interdisciplinares, música, teatro y danza.

Consulta aquí más noticias de Girona.