La Audiencia Provincial de Cantabria ha condenado a cinco años de prisión por dos delitos de homicidio en grado de tentativa al joven de 29 años que en febrero de 2009 apuñaló a dos hombres en un pub de Santoña con un cuchillo de cocina, causándoles lesiones de consideración. El acusado se encuentra en prisión provisional desde que cometió los hechos.

La sentencia considera probado que en la madrugada del 1 de febrero del año pasado el acusado, José Vicente Sarta Mayorga, y vecino de Santoña, vio en el pub a J.J.V.D., de 30 años, a quien reclamaba una deuda.

Cogió entonces un cuchillo de 22 centímetros de hoja del interior de la barra, donde también se encontraba un amigo del anterior, con el que comenzó a discutir. Éste le sujetó los brazos para evitar que pudiese blandir el arma, que había guardado entre sus ropas, en la zona de la espalda.

Al ver el forcejeo, se acercaron para mediar en la discusión J.J.V.D. y el dueño del establecimiento, de 37. El acusado se soltó del hombre con el que forcejeaba y asestó a este último una puñalada en la región escapular izquierda y otra que afectó al antebrazo izquierdo y al abdomen.

A continuación, apuñaló en el abdomen a J.J.V.D., continuando con el cuchillo en la mano hasta que se lo entregó a una camarera.

A consecuencia de las puñaladas, el propietario del pub sufrió heridas superficiales en el antebrazo y el abdomen, y una herida incisa en la zona escapular de 5 centímetros de longitud y más de 10 de profundidad, acompañada de neumotórax, de las que tardó 51 días en curarse. De ellos, seis estuvo ingresado en el hospital y durante 30 estuvo incapacitado para sus ocupaciones habituales.

Le quedaron como secuelas un trastorno neurótico y diversas cicatrices en las zonas donde recibió las puñaladas.

Por su parte, J.J.V. sufrió traumatismo abdominal abierto con evisceración de contenido intestinal y hemoperitoneo, por lo que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. tardó 53 días en curarse, 8 de ellos de hospitalización y 15 impeditivos. También le han quedado distintas cicatrices por las heridas.

Las lesiones de ambos habrían producido la muerte o, al menos, complicaciones susceptibles de causar riesgo vital muy grave, según la sentencia, de no haber recibido una rápida asistencia. Los gastos derivados del tratamiento médico ascienden a 5.290 euros.

La sentencia, dictada por la Sección Primera de la Audiencia aplica al acusado la atenuante de reparación parcial del daño, al haber consignado 5.000 euros para el pago de las indemnizaciones.

Además de a la pena de prisión, el fallo prohíbe al encausado acercarse a J.J.V. y familiares en primer grado de parentesco durante cinco años; a indemnizar al Servicio Cántabro de Salud con 5.290 euros, y al dueño del pub con 14.321, así como al pago de dos tercios de las costas. Para la otra víctima, se reservan a su favor las acciones civiles derivadas de los hechos.

Sin embargo, se le absuelve de un delito de lesiones por imprudencia, del que también le acusaba una de las víctimas, J.J.V..

Consulta aquí más noticias de Cantabria.