Asimismo, en lo que va de año, Baleares ha sido la Comunidad en la que más ha disminuido la producción industrial (-8,9 por ciento), seguida por Andalucía (-6,4 por ciento) y Murcia (-5 por ciento).

A nivel estatal, el Índice General de Producción Industrial (IPI) aumentó un 5,1% en mayo respecto al mismo mes del año anterior y encadenó su tercer repunte consecutivo tras dos años en negativo.

El crecimiento de mayo fue superior en más de dos puntos al registrado en abril, cuando la producción industrial creció un 2,9%, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE), que precisó que descontado el efecto calendario, la variación interanual del IPI fue del 3,3% en mayo, frente al crecimiento del 2,3% de abril.

Por comunidades autónomas, la producción industrial experimentó en mayo crecimientos interanuales en doce de ellas y bajó en cinco. Extremadura fue la que registró el mayor repunte, con una tasa del 39,1%, seguida de Asturias (+19,5%) y de Navarra (+13,2%).

En el lado de los descensos, en mayo destacaron las caídas de la producción industrial de Canarias (-8%), Baleares (-4,3%) y Andalucía (-3,8%).

El repunte de la producción industrial en mayo fue consecuencia, por su mayor repercusión en el índice, del incremento de la producción de los bienes de consumo no duradero (+4,6%) y de los bienes intermedios (+9,8%).

En ambos casos, la mayor parte de las actividades que componen sus respectivos sectores elevaron su producción en el quinto mes del año, destacando en el primer caso la fabricación de especialidades farmacéuticas y en el segundo, la fabricación de productos básicos de hierro y acera.

Por su parte, la producción de bienes de equipo se incrementó un 1,5% y la de la energía subió un 1,9%. Por el contrario, la de los bienes de consumo duradero se contrajo un 2,2% en mayo.

En los cinco primeros meses del año, la producción industrial acumula una subida media del 1,6%, con tres de los sectores industriales en negativo y dos en positivo.

En concreto, la producción de bienes de consumo duradero se contrajo una media del 9,3% hasta mayo; la de los bienes de equipo bajó un 2,2% y la de la energía retrocedió un 0,3%. Por el contrario, los bienes intermedios y los bienes de consumo no duraderos crecieron a tasas positivas en los primeros cinco meses del año, con avances medios del 4,9% y del 3%, respectivamente.