Un total de 23 familias del Colegio Doctor Severo Ochoa, en el distrito de Vicálvaro, se concentraron este lunes a las puertas del centro educativo para pedir a la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid que mantengan las rutas escolares y el comedor.

Si a ti te ofrecen algo, lo tienen que cumplir Así lo explicó una portavoz de las familias, Bibiana León, que señaló que aunque su idea inicial era encerrarse en el colegio, la Dirección del Area territorial se lo ha impedido y sólo han conseguido quedarse a las puertas, donde tienen pensado estar hasta las 18 horas. "Si a ti te ofrecen algo, lo tienen que cumplir", aseguró la portavoz, quien explicó que desde hace más de 12 años vienen disfrutando del servicio de la ruta de transporte y de la ayuda de comedor "como consecuencia de que no se puede escolarizar a todos los niños en el barrio".

En concreto, son 23 familias del barrio de Valdebernardo, en Vicálvaro, que se ven obligadas desde hace más de 10 años a escolarizar a sus hijos en colegios fuera de su barrio. Esta situación afecta a 25 niños de Infantil y Primaria que, "además, verán como a partir del próximo curso escolar 2010-11 llegar al colegio será toda una odisea". 

Sin medios alternativos de transporte


Según la Federación Regional de Enseñanza de CC.OO. Madrid, los afectados son niños de familias trabajadoras y el colegio al que van no tienen ningún medio alternativo de transporte. "Los padres afectados consideran una desfachatez que la Comunidad de Madrid escolarizara a sus hijos a varios kilómetros de su residencia con el compromiso de facilitar el transporte y la comida y que ahora, de forma unilateral e injustificada, los supriman aludiendo a recorte de fondos", apunta el sindicato.

En este sentido, los padres explican que se han intentado reunir con la Consejería para hallar una solución a su problema y que desde la Dirección de Area Territorial, la única respuesta que reciben es que "no hay presupuesto". Se da la circunstancia, recuerda CC.OO., que la Junta Municipal de Distrito de Vicálvaro gastó 19.000 euros en la decoración de la fiesta de carnaval con entrada reservada de este año 2010.

Esto, explican, aparte de gastos de bebida y aperitivos, cuando las ayudas de transporte y comedor son inferiores (un total de 18.000 euros al año) y "afectan directamente al derecho a la educación de los niños y niñas reconocidos en la Constitución española y en la carta de los derechos humanos".

Consulta aquí más noticias de Madrid.