Iker Casillas
Iker Casillas entrena en Sudáfrica. Juan Carlos Cárdenas / Efe

Hace unos días y de una forma un tanto insólita Sara Carbonero se convertía en la protagonista de la información publicada en torno al Mundial y, según la prensa internacional, en la principal culpable de que la selección española perdiera su primer partido contra Suiza. Según varios medios, entre ellos algunos tan prestigiosos como The Times, la reportera que un día fue elegida la periodista deportiva más sexy del mundo, desconcentraba a su novio y guardameta español, Iker Casillas.

Sorprendentemente, numerosos diarios se animaron a recoger la noticia y Carbonero, que trabaja actualmente en la cobertura del Mundial en Sudafrica para Telecinco, ha visto su nombre entremezclado en un extraño cóctel en el que se fusionan fútbol, técnica, información rosa y su vida privada.

No entiendo nada, siempre he tratado bien a la prensa y me lo pagan así Según fuentes próximas a Iker Casillas, que publica la revista QMQ!, el portero está indignado con el cariz que está tomando el asunto: "Sara no me desconcentra. No entiendo nada", habría confesado a sus amigos, "Yo siempre he tratado bien a la prensa y ahora me lo pagan así. Son muy injustos, mis compañeros tienen a todas sus novias en Sudáfrica, en un palco especial, y por eso no juegan peor", se ha defendido.

Dice la publicación que Sara Carbonero tampoco está tranquila y que esto le está afectando mucho.

Unos días antes de viajar a Sudáfrica, la reportera negaba entre risas que pudiera ser capaz de desestabilizar al Mundial: "Qué tontería, estoy aprendiendo a que me dé igual todo", decía. Lo que no conocía, quizá, era su capacidad para desestabilizar a la prensa.