Los heridos se cifran en 915, mientras que las circunstancias climáticas ralentizan las operaciones de rescate. Acción Contra el Hambre informó de que 30.000 personas de 40 aldeas han resultado afectadas y que 451 familias lo han perdido todo.