El Banco de España cifra el número de viviendas sin vender en hasta 1,18 millones

  • El excedente de viviendas sin vender ha crecido considerablemente.
  • Podría oscilar entre el 2,8% y el 4,4% del parque total, es decir, entre 749.000 y 1.178.000 viviendas.
  • El organismo cree que la crisis económica provocará que la inversión residencial continúe contrayéndose hasta mediados de 2011.
El Banco de España señala que el ajuste del mercado inmobiliario ha tenido un grave impacto en la economía española.
El Banco de España señala que el ajuste del mercado inmobiliario ha tenido un grave impacto en la economía española.
ARCHIVO

El Banco de España calcula que el excedente de viviendas sin vender ha crecido considerablemente en los últimos cuatro años y podría oscilar entre el 2,8% y el 4,4% del parque total, es decir, entre 749.000 y 1.178.000 viviendas.

Así figura en el Informe Anual de 2009 del organismo, que revela unos datos de viviendas disponibles muy superiores a las estimaciones del Gobierno (que cifraba el excedente en 688.000 inmuebles) y de expertos del sector, como las principales inmobiliarias españolas, las integradas en el G-14, que apuntaban cerca de 800.000.

El Banco de España señala que el ajuste del mercado inmobiliario ha tenido un grave impacto en la economía española, ya que en 2009 detrajo un 2% del PIB, una cifra que en 2011 será del 1,3%. En su opinión, ese ajuste, especialmente en términos de precios, "puede no haber concluido aún", teniendo en cuenta que los precios sólo descendieron un 10% hasta 2009 desde los niveles máximos de 2007.

La sustancial reducción de los tipos de interés hipotecarios, que mejoran la compra de inmuebles, la subida del IVA a partir de julio y la eliminación de las deducciones fiscales por adquisición de vivienda en 2011 podrían haber contribuido a contener la bajada de los precios. En cualquier caso, el organismo cree que la crisis económica provocará que la inversión residencial continúe contrayéndose, aunque cada vez a menor ritmo, hasta mediados de 2011.

La inversión residencial se situará a finales de ese año en el 4% del PIB, un porcentaje más bajo aún que el que se alcanzó al final de la anterior crisis inmobiliaria, en 1994, y muy lejos del 7,5% que llegó a tocar en 2007. Además, la crisis del mercado inmobiliario provocará que el descenso en la construcción de obra nueva no se estabilice hasta 2011.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento