Cantabria activa el nivel 1 del Plan de Emergencias y refuerza todos los medios ante la alerta de lluvias

112 coordina más de un centenar de incidencias por las precipitaciones y se suspende el tráfico ferroviario con Asturias
Mediavilla e Ibáñez
Mediavilla e Ibáñez
GOBIERNO DE CANTABRIA

El Gobierno de Cantabria ha activado desde las cinco de la tarde el nivel 1 del Plan Territorial de Emergencias de la comunidad autónoma ante la alerta naranja por lluvias que pueden dejar hasta 80 litros de agua por metro cuadrado en doce horas. Además, se han reforzado todos los medios de intervención, tanto de la Administración regional como del Estado, para dar respuesta "inmediata" ante las posibles incidencias que se puedan registrar.

El consejero de Presidencia y Justicia, Vicente Mediavilla, dio cuenta de las medidas adoptadas para hacer frente a la alerta en una rueda de prensa en la que le acompañaban también el delegado del Gobierno en Cantabria, Agustín Ibáñez, y la delegada de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Cantabria, María Rosa Pons.

Mediavilla, máximo responsable del servicio de emergencias, hizo un llamamiento a los ciudadanos para que, en la medida de lo posible, permanezcan en sus casas, eviten circular por las carreteras y se mantengan alejados de zonas peligrosas en las que pueda haber riesgo de argayos o derrumbamiento de muros.

La alerta naranja estará activada en Cantabria durante 24 horas, desde las seis de la tarde de hoy martes. El mayor riesgo se concentrará durante la madrugada. Así, por la noche, y hasta las doce del mediodía del miércoles, se podrán recoger hasta 30 litros por metro cuadrado en una sola hora.

De todas maneras, la alerta seguirá activada hasta las seis de la tarde del miércoles porque, en ese tiempo, se pueden llegar a alcanzar 80 litros por metro cuadrado en el cómputo de doce horas.

A la previsión de fuertes precipitaciones se suma que la pleamar será alta (una a las 19.30 horas de hoy y la otra a las 8.10 horas de mañana), y que los ríos bajan ya con caudal elevado. Donde hay más riesgo es en los ríos Pas, Miera y Asón, en los que de momento la situación está estable, pero no se descartan desbordamientos.

Ante esta situación, y para intentar minimizar las posibles consecuencias de las lluvias, el Gobierno de Cantabria se ha reunido con todos los organismos y entidades directa o indirectamente implicados en el ámbito de protección civil para utilizar todos los recursos a su alcance y coordinar la respuesta.NIVEL 1

De emergencias

Fruto de esa reunión, celebrada esta tarde en el Gobierno regional, se ha decidido activar el nivel 1 del Plan de Emergencias (hay tres niveles diferentes y éste es el más bajo), previsto para situaciones que requieren la coordinación entre los medios de la propia Comunidad Autónoma y los de la Administración General del Estado.

Esto supone que a partir de ese momento el consejero de Presidencia es el responsable de coordinar las actuaciones e implica además activar el Consejo Asesor y el Centro de Coordinación Operativa en la Sala del 112 Cantabria. En estas instalaciones se ha reforzado el personal habitual, de forma que en las próximas horas once personas atenderán el servicio (seis operadores, dos jefes de sala, la coordinadora y el técnico de sistemas).

También se han reforzado el resto de medios, y se ha alertado a los parques de emergencias, a los 102 municipios, así como a las 32 policías locales, a las agrupaciones de voluntarios de protección civil que disponen de bombas de achique y al equipo de respuesta inmediata de salvamento acuático de Cruz Roja que, de hecho, ya ha tenido que intervenir en Treceño, por el desbordamiento del río Escudo.

Lo que no se ha decidido de momento es que ocurrirá con las clases en los centros escolares cántabros. La decisión sobre su posible suspensión para la jornada del miércoles dependerá de la evolución de las predicciones.

Tanto Mediavilla como el delegado del Gobierno, Agustín Ibáñez, auguraron una "noche larga" y subrayaron la importancia de la colaboración entre administraciones para prevenir incidentes y minimizar sus consecuencias.

Ibáñez destacó que la administración estatal ha puesto todos sus medios a disposición del Ejecutivo regional y ha reforzado los medios. Y el consejero de Presidencia recalcó que los servicios de emergencias están "preparados para actuar" ante cualquier incidencia y confió en que sean "las menores posibles".INCIDENCIAS

Hasta media tarde, antes de la activación de la alerta naranja, el 112 Cantabria ya había coordinado la actuación frente a 109 incidencias por las lluvias. La más destacada se ha producido en Treceño, donde se ha desbordado el río Escudo. Efectivos de los parques de emergencias de Los Corrales de Buelna y Valdáliga, junto con la Guardia Civil, han trabajado en la zona.

Además, en esta misma localidad, el agua ha afectado al trazado ferroviario de Feve. El tren de Oviedo tuvo que parar por la presencia de una balsa de agua en la vía y sus once pasajeros han sido trasladados por carretera. El tráfico ferroviario entre Santander y Oviedo ha quedado suspendido por este corte de la línea y de momento no hay previsiones para su restablecimiento.

En el caso de Renfe, la única incidencia se ha producido en la zona de Montabliz, porque caía agua desde la carretera, lo que obligó a limitar la velocidad en ese tramo a 30 kilómetros por hora. No obstante, la incidencia ya está subsanada.

Y en lo que respecta a las carreteras, la única incidencia reseñable hasta el momento se ha producido en la nacional N-634, también en Treceño, por el desbordamiento de un arroyo y por un pequeño argayo.PREVISIONES

La alerta naranja por lluvias afecta a todo el territorio regional, aunque en un principio sólo se había previsto para el litoral, la zona centro y el Valle de Villaverde.

Eso no quiere decir que las precipitaciones puedan alcanzar la intensidad anunciada en todos los puntos. De hecho, se espera que las precipitaciones sean abundantes en toda la región, pero no se puede precisar en qué zona serán más intensas. Lo que sí se espera es que la mayor intensidad se registra de madrugada.

La delegada de la Aemet en Cantabria explicó que las tormentas y precipitaciones importantes son "frecuentes" en el mes de junio en Cantabria, pero lo que no es tan frecuente es que esas lluvias lleguen a 80 litros por metro cuadrado en doce horas, de ahí que se haya activado la alerta.

Según dijo, a partir de 100 litros por metro cuadrado en 24 horas ya es "bastante poco frecuente". La máxima histórica en Cantabria en 24 horas se registró en el año 1977, cuando se acumularon 260 litros de agua por metro cuadrado en un solo día.

La pasada noche (del lunes al martes), por ejemplo, la máxima precipitación recogida en Cantabria se alcanzó en Torrelavega, con 26 litros por metro cuadrado, según comentó el delegado del Gobierno, quien señaló que si esas lluvias ya han dado lugar a algunas incidencias, hay que tener en cuenta que lo que se espera en las próximas horas es mayor.

Efectivos coordinados

A la reunión de coordinación celebrada en el Gobierno de Cantabria han asistido representantes de las direcciones generales de Protección Civil, de Carreteras y de Coordinación y Política Educativa del Ejecutivo regional, además del 112 y el 061.

Además, participaron también representantes de la Guardia Civil, Policía Nacional, Agencia Estatal de Meteorología, Confederación Hidrográfica del Cantábrico, Protección Civil, Renfe, Feve, Carreteras del Estado y Demarcación de Costas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento