La Mari «La música y los conciertos han sido mi mejor medicina»
. Foto
Con fuerzas renovadas, la Mari, voz de Chambao, vuelve a escena. Ha retomado las riendas del grupo, que ya no cuenta con dos de sus componentes, y ha editado Chambao puro, un DVD con las canciones que interpretó en un concierto en el castillo de Soheil de Fuengirola.

¿Cómo fue ese recital?

Emocionante, mágico... Ese castillo es para llorar, ¡qué bonito! Además, estaba rodeada de amigos como Miguel Campello (Elbicho), Antonio Carmona (ex de Ketama), Bebe...

Al margen de los amigos, se ha quedado un poco sola...

(Risas) Hombre, no; tengo un montón de amigos y no soy yo sola, también están el batería, los percusionistas... Además, ahora me acompaña una corista, algo que tenía muchas ganas de hacer.

¿Y Dani y Edu, los antiguos componentes?

Pues sí, primero se fue Dani y luego Edu, pero seguimos teniendo una muy buena relación. No pasa nada.

¿No le da miedo?

¡Qué va! Soy muy fuerte y puedo con todo. Es duro tomar tantas decisiones sola, pero no me asusta trabajar.

No ha sido un buen año...

¿Cómo que no? Hemos hecho Pokito a poco y... bueno, la verdad es que no ha sido de rosas. Primero se fueron mis compis y entre tanto el cáncer... No ha sido fácil.

¿Cómo se encuentra?

Estupenda, superrecuperada y llena de vida.

¿Qué cosas le han ayudado?

La música y los conciertos han sido la mejor medicina. Mientras me daba la quimio  he dado sesenta conciertos.

¿Cómo le ha cambiado la vida este cáncer?

Ya no me llevo a Lucas –su inseparable perro– de gira, porque está harto (risas). Fuera bromas, ahora voy más lenta que antes, me tomo las cosas con relajación. ¡Qué no se acaba el mundo por nada!

Bio

Es malagueña y ama la música. Le gusta el sol, la buena comida, la familia, su perro –Lucas– y viajar en la furgoneta con el grupo.