En un comunicado, la asociación explicó que este hecho supone "la paralización total de la creación de nuevas actividades económicas en el barrio". Asimismo, afirmó que la ausencia de licencias de obra impide la posibilidad de solicitar ayudas para la rehabilitación, lo que provoca que los edificios protegidos "sigan degradándose" mientras ven "cómo les ponen una red sobre su fachada para evitar la caída de cascotes en la vía pública".

Ante esta situación, precisó que los profesionales que trabajan en el barrio, como gestorías, abogados o arquitectos, "no pueden llevar adelante sus trabajos", que las empresas de materiales de construcción de la zona "perderán la mayor parte de sus clientes" y que los emprendedores que quieran abrir nuevos negocios "no podrán" hacerlo.

"Todo esto ocurre en plena crisis económica, con el único argumento de que el PEPRI se encuentra paralizado en los tribunales y de que Rita Barberá no puede hacer su prolongación", apuntó.

Además, la asociación cuestionó si obtendrán licencia las iniciativas que se pongan en marcha en el ámbito del PEPRI relacionadas con la celebración el próximo mes del Gran Premio de Europa de Fórmula 1.

Mientras tanto, recalcó que "los comerciantes que quieran hacer alguna reforma en su negocio tendrán que esperar, las casas que tienen goteras seguirán haciendo aguas, habrá que apuntalar las que tienen problemas estructurales y los vecinos que viven en un edificio sin ascensor tendrán que seguir subiendo a pie".

Consulta aquí más noticias de Valencia.