La concejal de Hacienda y Comunicación, Nieves Hernández (PSOE), ha defendido el proyecto presupuestario como un documento "realista" con el actual escenario de crisis. En concreto, el presupuesto consolidado del Ayuntamiento, sus organismos asociados y sus empresas públicas se contrae un 14 por ciento respecto al año 2009, por lo que su montante absoluto se reduce a 1.119 millones de euros incluyendo las partidas correspondientes al Fondo Estatal de Empleo y Sostenibilidad Local (Feels).

Sobre este aspecto concreto, Hernández recordó que las transferencias estatales se han reducido aproximadamente 53 millones de euros para el ejercicio en curso y, además, rememoró que el presupuesto del Ayuntamiento para 2009 había experimentado un notable incremento respecto a 2008 gracias al desembarco de 123,7 millones de euros procedentes del Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL), que en su segunda edición destina sólo 63,8 millones de euros a la ciudad hispalense.

El proyecto presupuestario recoge una "contención" del capítulo uno —subida media del 1,5 por ciento anual— y del capítulo cuatro al mantener las actuales transferencias—, con un ajuste de las inversiones y una reducción del capítulo dos a excepción del crecimiento del "gasto social". Igualmente, contempla un plan contra el fraude, el mantenimiento de los ingresos propios y una reducción del diez por ciento en las partidas destinadas a los salarios de los altos cargos.

El presupuesto contempla también la congelación de los impuestos municipales y el mantenimiento de las previsiones de recaudación propias, porque los impuestos directos (276,7 millones) y las transferencias corrientes (268,9 millones) constituyen las mayores partidas. El gasto corriente "no vinculado a servicios esenciales", según defendió la concejal de Hacienda, se reduce un 17,71 por ciento, lo que constituiría un ahorro de más de seis millones de euros. Los gastos de personal, no obstante, se elevan a 294,5 millones de euros y las transferencias corrientes suponen 235,5 millones de euros.

Aspiraciones de superávit

En cuanto al plan de re equilibrio financiero y de "austeridad" pergeñado por el Consistorio hispalense, Nieves Hernández recordó que el documento parte del déficit de 87 millones de euros que, al cierre del ejercicio 2008, sufrían el Ayuntamiento, sus empresas municipales y sus organismo autónomos, porque este programa está destinado a ahorrar aproximadamente 200 millones de euros mediante políticas de contención del gasto con el fin de alcanzar un "superávit" de 8.366.188 de euros en 2012.

Para alcanzar dicho objetivo, el mencionado documento prevé, entre otras cosas, una reducción del "gasto corriente" de aproximadamente el 35 por ciento en la Gerencia de Urbanismo y una "revisión" de los títulos de viaje de Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam) al objeto de que sus tarifas se equiparen en 2011 a las del Consorcio Metropolitano de Transportes, si bien se mantienen las "aportaciones" municipales a los bonobuses joven, solidario y de la tercera edad.

El Ayuntamiento prevé también un esfuerzo en su Agencia Tributaria al objeto de que la recaudación del Impuesto sobre Bienes e Inmuebles (IBI) se eleve del 82 por ciento cuantificado en 2008, a "prácticamente el 90 por ciento" a lo largo de la aplicación de este plan de austeridad. No obstante, el Ayuntamiento ha resuelto no consumar la revisión catastral que le correspondería en 2011, por lo que el pago del IBI se acometerá merced al valor oficial de las viviendas registrado en 2001.

Transferencias a las empresas públicas

El plan incluye, además, el mantenimiento de las transferencias a las empresas públicas excepto en el caso de Tussam, cuyas transferencias se elevarán de 61 millones de euros en 2008 a 62,6 millones en 2012, y Limpieza Pública de Sevilla (Lipasam), cuyas aportaciones se dispararán desde los 86,7 millones de euros de 2008 a los 104,8 millones en 2012.

No obstante, el concejal del PP Gregorio Serrano advirtió de que ambos documentos están marcados por una "voracidad tributaria" y una "insostenible previsión de ingresos basada en hipótesis". Como ejemplo, recordó que "por tercera vez", unos presupuestos del Ayuntamiento recogen previsiones de ingresos por la enajenación de los bajos del Mercado del Arenal, además de la consecución de "12 millones de euros" por la venta del edificio "en ruinas" de la antigua comisaría de la Policía Nacional enclavada en la plaza de la Gavidia.

"de dónde va a salir el dinero"

Serrano, y posteriormente el portavoz municipal del PP, Juan Ignacio Zoido, advirtieron de que los presupuestos reflejados en el documento "no van a coincidir" con el ejercicio del Gobierno municipal, sobre todo porque, por ejemplo, de la enajenación de los bajos del Mercado del Arenal y del edificio de La Gavidia dependen "140 inversiones" contempladas en el documento presupuestario. "Para las inversiones, de dónde va a salir el dinero", preguntó retóricamente Gregorio Serrano.

Además, advirtieron los populares de que el plan de re equilibrio financiero es "un fraude político" al no incluir la liquidación del ejercicio presupuestario del año 2009, alertando además de que aunque dicho documento parte de una bajada de la ratio de endeudamiento por la "explotación tributaria" de la ciudadanía, lo cierto es que la deuda como tal de la Administración local ha pasado de los 601 millones de euros de 2008 a los 661 millones de euros previstos para el año en curso.

El portavoz municipal de IU-CA y primer teniente de alcalde, Antonio Rodrigo Torrijos, defendió de su lado el documento al garantizar el avance de "los proyectos sociales" del Ayuntamiento y ajustarse al actual escenario económico "sin recortar servicios esenciales para la ciudad", lo que le llevó a recordar los talleres de empleo y escuelas taller incluidos en el proyecto presupuestario aprobado hoy. "Es una demostración práctica de la capacidad de adaptación", dijo en cuanto a los presupuestos generales, aprobados finalmente con los votos de los concejales de PSOE e IU-CA y el rechazo de los capitulares del PP.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.