Según explicó en rueda de prensa, la primera vez que la mujer acudió a los servicios sociales fue en septiembre de 2008 para pedir comida, pero el seguimiento realizado por el Servicio de Información y Atención a la Víctima detectó que podía haber maltrato psicológico por parte del marido.

La víctima volvió a ser visitada en octubre de ese mismo año, pero no fue hasta abril de 2010 cuando reanudó el seguimiento.

El consistorio recomendó que denunciara estos malos tratos, pero la víctima optó por no denunciar y separarse, y de hecho la pareja estaba en trámites para ello. La próxima visita con los servicios sociales la tenía programada para el 14 de junio.

La pareja tenía cuatro hijos: uno de 25 años, que vive en Marruecos; una hija de 20 y otro de 15, que vivían con el padre, y un niño de ocho años, que lo hacía con la madre en el piso de unos amigos.

Pineda aseguró que el agresor dejó tres escritos: uno para la policía, otro para la escuela y otro para la hija de 20 años.

El Ayuntamiento aseguró desconocer por qué los hechos se produjeron en la calle Doctor Castany, ya que ninguno de los dos vive en esa zona del municipio.

La agresión mortal ocurrió sobre las 9.30 horas, y la Policía Local detuvo a Hassan El A., de 53 años, origen marroquí y sin antecedentes penales, tras entregarse en comisaría.

Los agentes policiales que se desplazaron evacuaron en el coche patrulla a la mujer ante la gravedad de las heridas por arma blanca, pero Farida B., de 47 años, llegó cadáver a urgencias del hospital.

Consulta aquí más noticias de Girona.