Barberá, que realizó estas declaraciones a preguntas de los periodistas tras recibir al presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, Arturo Virosque, censuró "la discriminación absoluta y el sectarismo con el que actúa este Gobierno respecto a los temas de Valencia" e insistió en que se trata de un "sectarismo inusual, yo creo que ya es fijación" del Ejecutivo estatal contra los hosteleros valencianos.

En este punto, se preguntó "¿cómo es posible que a dos chiringuitos, que no estoy en contra de ello, pero sí contra el agravio —aclaró—, se les dé licencia permanente para todo el año y aquí intente levantar dos tercios de cada chiringuito actual que tiene las dimensiones autorizadas, en la excepcionalidad, por Costas?". "¿Cómo es posible que siga escondido y sin aparecer ese informe de Costas que decía que no debían quitarse los chiringuitos?", continuó preguntando.

Insistió en que se trata de "actuaciones sectarias" y advirtió de que el Ayuntamiento "estará, una vez más, al lado de los hosteleros para defender no sólamente ese sector económico sino también una parte clave en la oferta turística tradicional de nuestra costa, estaremos ahí y haremos todo lo que haga falta" en apoyo de "nuestros hosteleros, de los chiringuitos y de ese sector económico", apostilló.

"Sólo falta ya que vaya mandando más gente al paro", indicó Barberá, quien tachó de "grave" la situación y agregó que la "desaparición" de 17.200 millones de euros de "inversión pública de la faz de España es como para ir ahora provocando más paro y más cierre", criticó.

A su juicio, la actuación del Gobierno responde a "una fijación, que tiene que tener absolutamente motivaciones políticas y electorales", con el "perjuicio que se va a crear a todos los hosteleros, a esas familias y a las familias de los proveedores", lamentó. Inquirió: "¿por qué esa fijación?".

"Mientras a nosotros se nos paralizan cosas con recursos de inconstitucionalidad", a otros "no se paralizan las cosas con otros recursos", remarcó.

Defendió que el Ayuntamiento quiere gestionar el paseo marítimo porque es "parte de la ciudad" y "claro que llevaremos adelante esa petición", aseveró, porque es "lógica".CONSORCIO

Por otro lado, insistió en que el Gobierno no ha contestado a sus intentos de ponerse en contacto con los representantes del Ejecutivo en el Consorcio —donde está pendiente abordar el futuro de la marina Juan Carlos I y cómo se abona la primera letra del préstamo concedido por el Instituto de Crédito Oficial que financió las obras de la America's Cup— a pesar de que ha insistido a través de llamadas de teléfono y de mensajes de móvil.

Al respecto, indicó que ya el pasado 15 de febrero, un día después de acabar la 33 edición de la America's Cup, intentó comunicarse, sin éxito, con el representante del Gobierno en el Consorcio Luis Díez, al que envió un mensaje de móvil en el que le pedía que le llamara y señalaba que no contestaba a sus llamadas de teléfono.

La alcaldesa mostró a los periodistas cuatro mensajes más en el mismo sentido, que envió en los días posteriores, y señaló que también ha intentado comunicarse por Díez a través de llamadas de teléfono, pero hasta ahora no ha sido posible. Y eso a pesar de que quedaron que una vez pasaran las fiestas de Fallas se sentarían a hablar, indicó Barberá.

La primera edil de Valencia señaló que ya no dispone en el Consorcio del "voto de calidad, con lo cual no puedo tomar decisiones", por lo que, afirmó, "puedo convocar y que no vengan o que hagan lo que quieran". Insistió en que toda su actitud "ha sido siempre acordar las fechas, el sitio y el orden del día y por supuesto hablar por teléfono, que haya una interlocución".

"No hay por donde cogerlos", afirmó Barberá, y achacó esta actitud al "desprecio continuado a Valencia". "Se pueden pensar que tienen algún rédito electoral contra mí", pero "es al revés, me hacen héroe", apostilló. RECORTES

Preguntada sobre los recortes económicos que va a aplicar el Ayuntamiento, indicó que eso "hay que trabajarlo" porque es un tema "muy complicado" y "no es de un día para otro". Especificó que el Consistorio está estudiando "qué competencias estamos haciendo del Estado" y "cuando tengamos todo el trabajo hecho" informará sobre los ámbitos que se verán afectados. Apuntó que en teléfono y en correo "llevamos ahorrando dos años".

Consulta aquí más noticias de Valencia.