La Cámara de Cuentas de Andalucía detectó una serie de incumplimientos de la legalidad en materia de contrataciones y gestión de la Fundación Legado Andalusí, correspondientes al ejercicio 2007.

Según el informe de la Cámara de Cuentas de Andalucía 'Fiscalización de regularidad de la Fundación para el desarrollo del Legado Andalusí', correspondiente al ejercicio 2007, consultado por Europa Press, los estados financieros de la fundación correspondientes a dicho ejercicio "expresan en sus aspectos significativos la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y del resultado económico-patrimonial", a excepción de una serie de incumplimientos de la legalidad.

En ese sentido, la Cámara de Cuentas apuntó una serie de "debilidades" respecto al control interno mantenido por la entidad, de forma que, según indicó, el inventario de patrimonio de la fundación "no es comprensivo de la totalidad de los bienes propiedad de la entidad" y además, se detectaron carencias como "la identificación de las personas que lo realizan, quién lo aprueba, la ubicación física de los bienes o el etiquetado de los mismos".

Agregó que las instrucciones para efectuar el recuento y la valoración de existencias, consistentes en libros y publicaciones de diversa índole, "no están plasmadas por escrito" y se destacó que la fundación posee unas normas de venta y distribución de productos que "no se encuentran aprobadas por órgano de gobierno alguno".

El ente fiscalizador precisó que las normas internas existentes "no abarcan la totalidad de las operaciones y facetas del funcionamiento de la tesorería" y además se encuentran sin aprobar por el órgano de gobierno competente y sin fechar.

La Cámara de Cuentas apuntó que "no se ha demostrado la realización de controles de asistencia, presencia o cumplimiento de la jornada laboral del personal de la institución, aunque se satisfacen complementos retributivos recogidos en el convenio aplicable relacionados con dichos aspectos".

Añadió que "no hay constancia documental de que la Comisión Ejecutiva se haya reunido durante el ejercicio 2007, a excepción del acto de aprobación de las cuentas anuales en cuyo documento, además, sólo figuran las firmas de tres de sus ocho miembros".

Por otro lado, se apuntó que la revisión de la legalidad aplicable a la actividad de la Fundación Legado Andalusí permite comprobar que en los expedientes de personal examinados "no consta documentación que constate que las cuatro incorporaciones a la plantilla durante 2007 se realizaron respetándose los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad".

Además, los contratos de dichas altas "han sido formalizados por la coordinadora, y no por el director-gerente, tal como exigen los Estatutos", a lo que se suma el hecho de que "no consta la aprobación de los mismos por la Comisión Ejecutiva".

La Cámara de Cuentas precisó que en 2007 "se han producido siete ascensos de categoría sin que haya quedado constancia documental del respeto al procedimiento contemplado en el convenio para la promoción interna". Agregó que los estatutos recogen que el director-gerente será contratado en régimen laboral de alta dirección "pero dicho puesto se encuentra vinculado a la fundación mediante un contrato de prestación de servicios desde 1998 y en 2009 se modificaron los estatutos para permitir esta modalidad de contratación".

La Cámara de Cuentas explicó que la Fundación Legado Andalusí posee unas normas internas de contratación que no están aprobadas por el órgano competente y carecen de fecha de elaboración y de entrada en vigor y en las mismas "no se prevé la publicación por ningún medio en los dos primeros tramos definidos en la misma, lo que no garantiza una suficiente difusión y concurrencia, viéndose limitado el acceso a una información adecuada a las empresas interesadas en el contrato".

"no respeta sus propias normas"

Agregó que la entidad "no respeta sus propias normas en el 50 por ciento de los contratos de mayor importe adjudicados en 2007, utilizando en todos estos casos procedimientos que merman la publicidad y concurrencia de ofertas".

Además, se han detectado dos pagos de facturas a proveedores "no respaldados por documentos contractuales a pesar de superarse los límites establecidos, así como pagos que exceden el importe de adjudicación sin constatarse modificación al contrato".

En concreto, la Cámara de Cuentas recordó que esta fundación organiza anualmente el Festival de Cines del Sur como una actividad más y relacionado con la misma se detectaron gastos por prestación de servicios por importe de 228.000 euros materializados en facturas con cinco proveedores que superan individualmente los 12.000 euros "pero carecen de contrato". Además, en uno de los casos se emiten facturas por conceptos relacionados con la publicidad del Festival por importe conjunto de 110.000 euros, "por lo que el procedimiento de adjudicación debería haber sido el de concurso público".

En otros dos casos, el ente fiscalizador indicó que la contratación no se realiza por el procedimiento negociado, "aun superándose el límite establecido".

En relación con ello la Cámara constató la existencia de una factura por 13.600 euros "donde no quedan determinados los servicios prestados y no se ha constatado ningún documento contractual vinculado a la misma". En el ejercicio 2008, siguiente al auditado, se vuelven a producir gastos relacionados con los mismos proveedores y conceptos por importe de 154.000 euros "en las mismas condiciones de ausencia de contrato".

Estados financieros

Por último, en lo referente a los estados financieros de la Fundación, la Cámara de Cuentas destacó que no figuran en contabilidad los bienes transmitidos según otro convenio firmado en 2004 con la Empresa Pública de Gestión de Programas Culturales, adscrita a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, unos activos que "no fueron documentados en su momento y tampoco han podido ser identificados, ni consecuentemente valorados, por el equipo auditor".

De esta forma, de la verificación de los bienes incluidos en el inventario, el ente fiscalizador resaltó que ese documento "no recoge la ubicación física de los elementos que forman el inmovilizado en los distintos almacenes y oficinas que posee la entidad; los bienes no se encuentran etiquetados por lo que no es posible su certera identificación; y no aparecen los bienes cedidos por la Empresa Pública de Gestión de Programas Culturales".

Asimismo, se apuntó que "no se identifica la persona que realiza el inventario ni quien lo supervisa o aprueba", y, por otro lado, precisó las subvenciones y donaciones recibidas "son correctamente valoradas y contabilizadas por la fundación".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.