Guillermo del Toro
Guillermo del Toro. Archivo

El director mexicano Guillermo del Toro ha decidido que no dirigirá El Hobbit. La razón está en los constantes retrasos en el inicio del rodaje de la adaptación de la novela de Tolkien, que se estrenaría en dos partes, debido a la crisis financiera que atraviesan los estudios Metro Goldwyn Mayer.

Así lo ha comunicado en un comunicado en la web de TheOneRing.net, asegurando que ésta ha sido la decisión más difícil de su vida: "Después de dos años de vivir, respirar y diseñar un mundo tan rico como la Tierra Media de Tolkien, debo, con gran pesar, abandonar la tarea de dirigir estas maravillosas películas".

Hace más de un año que Del Toro se mudó a Nueva Zelanda junto a su familiaEl Hobbit podría haberse empezado a filmar este mismo año con vistas a su estreno en 2011 y 2012. Pero la demora sin fecha para que Del Toro iniciara su trabajo tras las cámaras, junto a Peter Jackson como coguionista y productor, hacen que el director mexicano no esté dispuesto a esperar más tiempo sin rodar.

"Las dichas han sido muchas, pero las presiones en los conflictos de agenda han superado el período de tiempo que originalmente había destinado para el proyecto". Aún así, seguirá participando en el guión de las dos partes previstas para esta superproducción junto a Peter Jackson, Fran Walsh y Phillippa Boyens.

Entre los proyectos que podría retomar como director están la posible adaptación de En las montañas de la locura, basada en un relato de H.P. Lovecraft; o bien una historia muy personal inspirada en el mito de Frankenstein o tal vez Hater, una novela de David Moody en torno a una epidemia de violencia que afecta repentinamente a la población.