De hecho, la Fiscalía le acusa precisamente de ofrecer, siendo el instructor del proceso, favores judiciales a los presuntos implicados a cambio de dinero, por lo que se enfrenta a dos años de cárcel, 30 de inhabilitación como magistrado y multa de más de ocho millones de euros por la posible comisión de dos delitos de prevaricación judicial y otros dos de cohecho.

En la segunda sesión de la vista oral, que hoy se ha centrado en el interrogatorio de los cuatro imputados en el proceso —además de De Urquía, el empresario Arnaud F.A., el responsable de la revista 'Social Life' Igor M.L. y el también empresario Azan K.—, el entonces juez, que ejerce actualmente de abogado en Alicante, defendió que es "totalmente ajeno" a los hechos que se le imputan y se mostró convencido de que los investigados en 'Hidalgo' pretenden "desprestigiar" la operación desprestigiándolo a él.

Asimismo, señaló ante el tribunal, que preside el magistrado Manuel Mazuelos, que desconoce "totalmente" las conversaciones que supuestamente tuvo Igor M.L., que hablaba en su nombre, con el hijo del propietario de un grupo de empresas intervenidas en 'Hidalgo' en las que le pidió ocho millones de euros a cambio de los favores que él, como instructor, podría hacerle a su padre.

También dijo no tener conocimiento de las que mantuvo Arnaud F.A. con Philippe Junot en las que, según la acusación del Ministerio Público, su amigo le pidió al ex marido de Carolina de Mónaco que mediara con el dueño de las empresas porque podría solucionarle sus problemas ya que conocía "mucho" al juez que llevaba el caso, pero con un costo de "cinco millones de euros". (((

Habrá ampliación)))

Consulta aquí más noticias de Granada.