Bush obtiene el compromiso de la OTAN para ayudar en Irak
Reuters Reuters

'Europa y América han vuelto a conectar (...). Las relaciones transatlánticas han pasado página', dijo el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, durante una rueda de prensa conjunta con Bush.

El primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, que ostenta la presidencia semestral de la Unión, indicó además que ambos están listos para organizar una conferencia conjunta para reunir apoyo internacional para la reconstrucción de Irak .

A pesar de ello, las diferencias entre Estados Unidos y la Unión Europea sobre China e Irán volvieron a surgir durante una jornada en la que el presidente estadounidense visitó la sede de la OTAN y asistió en un Consejo de la UE.

Bush mostró su preocupación por los planes de la Unión de acabar con un embargo de armas al régimen chino, al tiempo que Francia presionó a Washington para ofrecer incentivos a Teherán con los que pueda abandonar su programa nuclear.

En cuanto al problema con Irán, el presidente estadounidense calificó de 'ridículas' las insinuaciones de que pudiera estar preparando un ataque sobre este país, y apoyó las negociaciones europeas.

Además, Francia y Alemania renovaron sus llamamientos para una reforma en las relaciones transatlánticas que dé más peso a la Unión ampliada como un socio clave de EEUU, lo que supone un reto a la primacía que Washington da a la OTAN.

Tras la cumbre con los 26 jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza, Bush sorteó la cuestión diciendo que espera trabajar con ambas organizaciones, aunque declaró a los periodistas que esta Alianza sigue siendo la organización central de seguridad que une a Europa y Estados Unidos.

Tras cenar con él el lunes por la noche, el presidente francés, Jacques Chirac, dijo que sentía que Bush entiende lo que llamó la nueva realidad europea, en la que la UE está adquiriendo más peso, incluyendo en el ámbito de la defensa.

'Europa y Estados Unidos son socios. Así que necesitamos hablar y escucharnos mutuamente más a menudo', declaró Chirac en la cumbre.

'Debemos también, como ya ha subrayado el canciller (alemán, Gerhard) Schroeder, seguir teniendo en cuenta los cambios que han pasado en el continente europeo', agregó.

COLABORACIÓN EN IRAK

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, anunció entusiasmado que los 26 aliados acordaron realizar algún tipo de contribución a la misión de entrenamiento de Irak como una demostración de que las divisiones dentro de la alianza se han subsanado.

Pero ese entusiasmo oculta las amplias divergencias en cuanto al nivel de ayuda. Francia, el país más crítico con el conflicto, acordó permitir a sólo uno de sus oficiales en el cuartel general de la OTAN en Bruselas que ayude a coordinar las ofertas de equipamiento al Ejército iraquí.

Estados Unidos está ofreciendo a alrededor de 60 formadores de un total cercano a los 160. Francia, Alemania y Bélgica insisten en que sus efectivos no viajarán a Irak.

La UE también ha ofrecido su ayuda para entrenar a la policía y a los jueces iraquíes, así como en la elaboración de la Constitución del país para su primer Gobierno elegido democráticamente.

En el Consejo comunitario, Bush se mostró preocupado por los planes de la Unión de levantar el embargo de armas a China, que podría modificar el equilibrio con Taiwán - al que Washington se ha comprometido a defender -, aunque insinuó que podría aceptar las garantías de los líderes europeos de que no harían transferencias de tecnología peligrosa.

El presidente estadounidense se reunió además con el presidente de Ucrania, Viktor Yushschenko, que manifestó ante los jefes de Estado y de Gobierno de la UE y de la OTAN que el objetivo de su país a largo plazo es ingresar en ambas organizaciones.

El miércoles viajará a Alemania, donde se verá con el canciller alemán y posteriormente se verá en Eslovaquia con el presidente ruso, Vladimir Putin.

/Por Mark John y John Chalmers/