La imagen de la Virgen de los Desamparados será ubicada a la entrada del presbiterio de la Basílica en el centro del altar mayor, a la misma altura que las personas que se acerquen a besarle la mano, según las mismas fuentes, que añadieron que este año, la imagen de la Mare de Déu estrenará un nuevo manto regalado por una familia valenciana a la patrona.

El besamanos se realizará durante toda la jornada hasta que finalice el paso de los devotos, que el año pasado superó el record de visitas con más de 26.000 personas. Por este motivo, mientras dure el paso de los fieles la imagen original de la Virgen de los Desamparados que preside el altar mayor quedará girada hacia su camarín, donde tendrá lugar el culto ordinario durante todo el día.

Los turnos de visitas se efectuarán por orden de llegada, con la mediación y atención de los miembros de la Archicofradía de la Virgen, de la Hermandad de Seguidores de la Virgen y de su Corte de Honor. Asimismo, a todos los participantes se les entregará una estampa "editada especialmente para este año, con la imagen de la Virgen perteneciente a un óleo del siglo XIX recientemente restaurado", según las mismas fuentes. El besamanos a la Mare de Déu se realiza anualmente diez días después de la festividad de la Virgen de los Desamparados.

Consulta aquí más noticias de Valencia.