Jefes
Los jefes españoles cobran lo que estipula el mercado, dice un estudio.

El 78% de los empleados españoles entiende que la alta dirección cobra demasiado para lo que hace, y un 22% opina que los niveles retributivos de sus jefes son los adecuados. Por otra parte, sólo el 33% piensa que la dirección es eficiente y gestiona bien la empresa. En Europa, el 32% confiesa que el salario de los directivos es correcto.

Estos datos, extraídos del Global WorkForce Study 2010 de Towers Watson, confirman que la crisis ha impactado en buena parte de los profesionales, que no sólo piensan que sus jefes no cumplen sus expectativas, sino que están pagados por encima de lo que merecen, según publica expansionyempleo.com. El trabajador espera un estilo de dirección cercano

El estilo de la dirección, la imagen de la compañía y cómo se involucran los jefes son las teclas que se deben tocar para elevar el nivel de compromiso del empleado. El trabajador espera un estilo de dirección cercano y en el que pueda confiar, que se preocupe por el largo plazo de la compañía y el bienestar de la plantilla. Unos atributos que no ven con claridad los profesionales: sólo el 26% entiende que la dirección se preocupa por su bienestar; el 31% piensa que es de fiar. Todas estas críticas minan la capacidad directiva pero, cuando se trata de sueldos, los comentarios pueden llegar a ser más duros.

¿Cree que la aportación de su director de márketing al negocio merece la nada desdeñable cifra de 134.400 euros brutos anuales? Para Anthony Gennaoui, socio director de Towers Watson, las posibles críticas obedecen a la naturaleza humana: "El empleado valora muy bien lo que hace y menos la aportación de los demás. Y cuánto más alejado se encuentra de su categoría profesional, menor es el reconocimiento. Pero en general ninguna empresa paga más de lo que debe de manera sistemática".

El variable

Las críticas se dirigen más que al salario fijo a las retribuciones variables. Retribuciones en especie propias de la alta dirección, como el coche de empresa, la cobertura de riesgos, etcétera. Pero las retribuciones variables anuales sólo se justifican por el logro de resultados, y es proporcional a los objetivos alcanzados. Según publica expansiónyemleo.com, el variable que puede cobrar un primer ejecutivo puede oscilar entre el 25% en una empresa mediana hasta un 125% para un grupo del Ibex 35 o compañías en sectores de alto margen de negocio.

Este sobresueldo despierta la crítica cuando no existe una justificación. Muchas empresas pagan el bonus sin medirlo, en la mayoría de los casos se consolida como una parte del sueldo fijo, según los expertos. En la mayoría de los casos los bonus se consideran parte del suelo fijo

Directivos españoles

Los salarios vienen dados por la oferta y la demanda del mercado. Los niveles salariales de los ejecutivos españoles se han acercado a los europeos y los que ofrecen las multinacionales estan en esa misma línea. Frente a Estados Unidos quizá se gane menos en Europa pero porque se juega con el valor de la acción y los incentivos a largo plazo. Si en la Unión Europea es una proporción idéntica entre fijo y variable a corto y largo, al otro lado del Atlántico se la juegan de verdad en el largo plazo suponiendo hasta cinco veces más que el resto de las partidas.

Hace cinco España partía con una diferencia amplia respecto a Europa y Estados Unidos,  `pero la evolución positiva en los dos o tres años previos a la crisis ha contribuido a la homogenización de los salarios de directivos. En Europa hay países como Reino Unido que va por delante en este asunto; y  Estados Unidos saca bastante ventaja: puede llegar a existir una diferencia entre un 40% y un 50% para el mismo puesto.