La sentencia, consultada por Europa Press, recoge probado que el pasado 26 de noviembre A.S. y B.Y.O. se dirigieron a una urbanización de La Carolina (Jaén) y, tras ocultar el primer de ellos su cara con una capucha y una bufanda, abordaron a una mujer que estaba en el rellano de su piso, la sujetaron del pelo y, esgrimiendo un cuchillo, la obligaron a entrar en la casa.

De este modo, todos llegaron al dormitorio principal, donde estaba el marido de la mujer acostado con su hijo menor, y empezaron a pedirles dinero, mientras uno de ellos golpeaba al hombre y otro apuntaba con una pistola a la cabeza del menor.

Así consiguieron que la mujer les diera 4.000 euros y, tras volver a golpear al hombre, todos salieron de la casa, tiraron por el camino el arma y se montaron en un coche rojo que les estaba esperando para darse a la fuga.

El juzgado fundamenta que, además de que el acusado B.Y.O. reconoció los hechos, se encontró en una huella dactilar del procesado en el escenario de los hechos, de ahí que considere que existen pruebas "más que suficientes" para desvirtuar el principio de presunción de inocencia.

Por todo ello, A.S. fue condenado por un delito de robo con intimidación a cinco años de prisión y por otro de lesiones a dos años de prisión y a B.Y.O. le impuso por un robo con intimidación tres años de cárcel y por lesiones medio año de prisión.

Consulta aquí más noticias de Jaén.