En la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, la Audiencia también impone una condena de un año y nuevo meses y un año y seis meses de prisión, respectivamente, a dos médicos de la Costa Noroeste, como cómplices del delito de estafa, además de la multa de 1.800 euros. No obstante, el juez ha absuelto a la quinta imputada en este caso y hermana de uno de los cabecillas al considerar que no ha quedado probada su participación en los hechos.

En el fallo, el juez obliga a los cuatro condenados además a indemnizar a las nueve familias afectadas con la cifra total de 108.000 euros, un 90 por ciento de los cuales deberán ser abonados los dos principales acusados, en concepto de principales responsables, y el resto por los dos médicos involucrados.

Así, el tribunal condena a indemnizar con 18.000 euros a Enrique Moresco, alcalde de El Puerto; con 13.500 a Jesús Prera; con 21.000 euros a Maria Ángeles P. N.; con 18.000 euros a Federico A. A.; con 13.500 a Joaquín L. R.; y con 6.000 euros al resto de los perjudicados: Felipe P., Josefa G. C.; a Diego C. S.; a Dolores V. C.; a Vanesa P. P. y a Javier B. B.

Hechos probados

El tribunal considera probado que a principios del año 2004, los dos principales acusados "se concertaron y pusieron de acuerdo para poder enriquecerse, de manera ilícita, haciéndose pasar por científicos renombrados y expertos en tratamientos contra el cáncer y otras enfermedades graves".

Ambos principales acusados desarrollaron su mentira hasta el extremo de asegurar haber trabajado para gobiernos de distintos países, grandes empresas y organismos internacionales tanto en el campo de la biología como de la medicina.

Asimismo, ambos condenados se dieron a conocer en diferentes medios de comunicación atribuyéndose estudios de los que carecían y garantizando que el producto que habían inventado era capaz de curar el cáncer y otras enfermedades graves.

De este modo llegaron a tener como clientes a los antes referidos, a los que pidieron diferentes cantidades económicas por el supuesto tratamiento curativo que iban a recibir algunos de sus familiares que, lejos de mejorar, siguieron empeorando hasta su fallecimiento, tal y como era de esperar dada la gravedad de las enfermedades que padecían.

Tras las querellas contra ellos, los acusados fueron detenidos el 12 de noviembre de 2004, interviniéndoles numerosos frascos con el producto que 'recetaban' que no era más que mezclas de medicamentos o aditivos.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.