Sólo dos de ellas aceptaron ir a la Casa de la Caridad. Los agentes llevaron a otra al hospital y repartieron 19 mantas entre los restantes.