Un español, ocho brasileños, un boliviano y un ecuatoriano son los presuntos miembros de la banda que incluso proporcionaba números de afiliación a la Seguridad Social a las personas a las que engañaba. El presunto líder del grupo, Félix C. R., madrileño de 51 años, era quien falsificaba las ofertas de trabajo. Su número dos, un brasileño, era el encargado de contactar con los clientes, a quienes se les llegaba a cobrar entre 1.200 y 2.000 euros para el proceso de regularización que se llevó a cabo en febrero.