Las autoridades de EE UU investigan el frustrado intento de atentado con un coche bomba en Times Square, en el centro de Nueva York, como un acto de terrorismo y no excluyen pista alguna que conduzca a los responsables de un incidente que podría haber causado graves daños humanos.

Las fuerzas de seguridad de Nueva York retiraron en la noche del sábado un coche aparcado en el área de Times Square, muy frecuentada por turistas y nacionales, después de que un vendedor ambulante viera cómo salía humo del vehículo, y luego comprobaran que contenía diversos explosivos de fabricación casera.

Las pesquisas se centran por ahora en un vídeo de la zona captado por un turista de Pensilvania

El coche ha sido trasladado a una instalación forense en el estado de Nueva York, en donde los especialistas lo están revisando a fondo y analizando si han quedado huellas, pelo u otro material orgánico de quienes lo ocuparon y que pueda revelar nuevos datos.

El jefe de la Policía de Nueva York, Raymond Kelly se refirió a que, por el momento, carecen de pruebas que vinculen de alguna manera ese coche bomba con talibanes, tal como ha reclamado un grupo pakistaní a través de una página web islamista en venganza por la reciente muerte de dos líderes de Al Qaeda en Irak y por la de "mártires musulmanes".

El mensaje, cuya autenticidad no ha podido ser comprobada, apareció en una página web frecuentada por islamistas de Irak y hace referencia a Abu Ayub al Masri y Abu Omar al Bagdadi, muertos el pasado 18 de abril en una operación antiterrorista conjunta de Estados Unidos y el Ejército iraquí en el país árabe.

Las pesquisas se centran por ahora en un vídeo de la zona captado por un turista de Pensilvania y en el que aparece un hombre caucásico de unos cuarenta años al que se ve quitarse una camisa oscura, meterla en una bolsa y continuar su camino de una manera "sospechosa", según la Policía.

"Este hombre se estaba quitando una camisa oscura, bajo la cual llevaba otra roja. Metió la camisa oscura en una bolsa que llevaba consigo", afirmó Kelly en rueda de prensa. "Puede ser perfectamente inocente, pero vamos a investigarlo", explicó, al tiempo que indicó que se están examinando los cientos de horas de grabaciones captadas por las 82 cámaras de seguridad de la zona.