El primer ministro británico, el laborista Gordon Brown, fue abucheado este sábado durante un acto electoral en el norte de Inglaterra por un hombre de 38 años que acabó siendo expulsado de la sala.

En el último fin de semana antes de los comicios generales del 6 de mayo, Brown se enfrentó a un nuevo incidente cuando Julian Borthwick le interrumpió mientras pronunciaba un discurso en un centro de Sunderland.

Borthwick, licenciado en derecho, interpeló al candidato laborista con gritos de "estamos arruinados" y "¿qué pasa con aquella mujer 'intolerante?", en alusión a una reciente metedura de pata del primer ministro, quien describió con ese calificativo -cuando pensaba que tenía el micrófono cerrado- a una anciana que se quejó de la inmigración.

Una imagen mediática devaluada

Brown, a quien las encuestas sitúan en las últimas posiciones en cuanto a intención de voto, siguió hablando pese a la interferencia y se limitó a precisar que habría "mucho tiempo después para hacer preguntas". El incidente, aunque aislado, tuvo, como suele suceder en estos casos, gran repercusión mediática, lo que contribuye a empeorar la imagen y perspectivas del líder laborista.

Borthwick, quien fue sacado de la sala por varios militantes y miembros del equipo de seguridad laborista, dijo que había decidido interpelar a Brown porque está harto de una campaña en la que apenas hay contacto con el público.