En un comunicado, la Conselleria dirigida por Vicens Thomàs detalló que la mayor parte de estas actuaciones (660) se centraron en empresas buscadoras de vuelos y en las que realizan ventas fuera de sus establecimientos comerciales, es decir, que organizan reuniones en hoteles u otros lugares para dar a conocer y vender sus productos, mayoritariamente vajillas, cuberterías, libros o pequeños electrodomésticos. Por su parte, indicó que las otras 150 actuaciones inspectoras se dirigieron a las web que ofrecen automóviles, tanto de primera, como de segunda mano.

Por otro lado, señaló que en los últimos años, se han incrementado en un 240 por ciento las operaciones de comercio electrónico en Baleares, especialmente, en los servicios relacionados con el ocio, hasta el punto de que, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, el archipiélago es la Comunidad Autónoma líder en esta materia.

Por este motivo, la Conselleria hizo algunas recomendaciones a los consumidores para realizar compras on-line seguras, de manera que recordó que no se debe comprar si en la página web no se indican los datos, identidad y dirección de la empresa vendedora, las características del producto o servicio, su precio y si este incluye el coste del transporte, la forma de pago, la modalidad de entrega e información sobre el documento de desistimiento.

Asimismo, recalcó que es "muy importante que la página web sea segura" y añadió que lo suele ser cuando su dirección electrónica pasa de ser http:// a https:// (indicativo de servidor seguro). Además, añadió que en la parte inferior derecha o izquierda del navegador debe aparecer un candado cerrado.

Por otra parte, la Conselleria explicó que la tienda debe informar de la existencia de un derecho de desistimiento que permitirá, sin tener que alegar ningún motivo, cancelar el contrato durante un plazo mínimo de 7 días hábiles a contar desde el día de la recepción del producto, excepto en determinados contratos de prestación de servicios, como transporte aéreo y reserva de hoteles).

Esta excepción también incluye al suministro de productos, como grabaciones sonoras o de videos, discos, programas informáticos que hubieran sido desprecintados por el consumidor, ficheros informáticos suministrados por vía electrónica, susceptibles de ser descargados o reproducidos con carácter inmediato, prensa diaria, publicaciones periódicas y revistas, y bienes confeccionados conforme a las especificaciones del consumidor o claramente personalizados que, por su naturaleza, no se puedan volver o se puedan deteriorar con rapidez.

Imprimir el mensaje del vendedor

Por otra parte, apuntó que cuando se hace el pedido, el comerciante debe avisar de su recepción sin demora también por vía electrónica. Por ello, recordó que es conveniente imprimir el mensaje del vendedor, que debe contener toda la información de interés relativa al producto y el precio.

La Conselleria recalcó que el vendedor también deberá realizar la entrega del bien o servicio dentro de los 30 días siguientes al de la aceptación expresa del consumidor, excepto que en la oferta se indique otro plazo.

Asimismo, agregó que junto con el producto y sus accesorios, se debe recibir información escrita donde conste la dirección del establecimiento a efectos de poder presentar reclamaciones, la factura correspondiente, el recibo y la garantía.

"Si el pago se hace mediante la autorización del cargo en una tarjeta de crédito, se puede exigir la anulación del cargo al vendedor y/o a la entidad emisora de la tarjeta para que deshaga la operación si la tarjeta es utilizada indebidamente o si finalmente no se llegara a proveer el bien o servicio", aseveró.

Por otra parte, destacó que es "muy recomendable" utilizar una tarjeta de crédito vinculada a una cuenta bancaria en la que se puedan hacer imposiciones por el importe exacto de las compras, ya que, de esta manera, "se limita el riesgo de cobros no esperados en caso de captación fraudulenta de los datos personales".

Otra de las recomendaciones de la Conselleria es que se debe vigilar la información que da la web sobre el uso que hará de los datos personales en caso de comprar algún producto, mientras que, en caso de incidencias en la compra por Internet, "se debe guardar siempre constancia de las reservas fallidas por todos los medios que se dispongan, con previsión ante futuras anulaciones de cargos improcedentes".

La Conselleria subrayó que también se debe comprobar si la empresa está adherida a algún Código de autorregulación o de co-rregulación como 'Confianza en Línea' u otro que dé seguridad.