Lo mismo ocurre con el uso de Internet, que desciende al 39 por ciento (la media es del 45,4 por ciento), y son los que reflejan la más baja presencia en la Red de toda España: sólo el 4 por ciento dispone de página web, frente a una media nacional del 14,6 por ciento.

Así se desprende del informe 'El trabajador autónomo y la Sociedad de la Información 2009', elaborado por 'Fundetec' en colaboración con la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA) y la Unión de Profesionales de Trabajadores Autónomos (UPTA).

El documento, realizado por IDC, está basado en más de 4.000 encuestas (100 de La Rioja) a microempresas de 10 sectores de actividad (automoción, construcción, transporte, agricultura, seguros, etc.), incluyendo datos generales y pormenorizados.

El estudio revela, por tanto, que los autónomos de la región no han asimilado aún la importancia de incorporar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) a sus negocios como herramienta imprescindible para mejorar su productividad y aumentar su competitividad, aspectos clave en los actuales momentos de crisis económica.

Consultados sobre las barreras que encuentran a la adopción de tecnología, destacan la falta de motivación o interés y la falta de formación (18 por ciento), por encima de otras como la falta de recursos económicos (8 por ciento) o de ayudas y subvenciones (4 por ciento).

Del mismo modo, la principal razón alegada para no disponer de página web es que no le encuentran utilidad (51,6 por ciento), aunque en este caso los motivos económicos los citan en segundo lugar (30,5 por ciento).

Comercio electrónico

El comercio electrónico, a pesar de las muchas posibilidades que ofrece a estos profesionales, es apenas utilizado por un pequeño porcentaje de los autónomos riojanos: frente a una ya escasa media nacional del 17,3 por ciento que compra y un 6,5 por ciento que vende sus productos y servicios a través de Internet, en la región las cifras descienden al 12 por ciento en compras y al 2 por ciento en ventas, de nuevo el porcentaje más bajo de todo el país.

Entre las razones que alegan los que no compran vía Web destacan el tamaño del negocio (56 por ciento) y el desconocimiento del medio (47 por ciento), notablemente por encima de la media nacional (31,1 por ciento).

En lo relativo a las ventas, los principales argumentos se sitúan en torno a la falta de adecuación del producto o servicio (52 por ciento), del público objetivo (37 por ciento) y del hábito de los clientes (39 por ciento), y también es reseñable que un 19 por ciento ni siquiera se ha planteado utilizar este nuevo canal de comercialización.

Usuarios de tecnología

Por otro lado, las aplicaciones más utilizadas por los autónomos de la región que sí disponen de tecnología son los habituales paquetes de ofimática, presentes en el 45 por ciento de las empresas, seguidos de las aplicaciones para gestionar la contabilidad y facturación (22 por ciento) y las bases de datos (19 por ciento).

Los programas específicos para su actividad profesional están presentes únicamente en el 17 por ciento de los profesionales consultados, mientras que otras soluciones, como las aplicaciones de diseño y de gestión de las relaciones con los clientes tienen un uso meramente residual que no supera el 3 por ciento.

Finalmente, los aspectos que más valoran de la incorporación de las TIC son su capacidad para optimizar los procesos y mejorar la gestión del negocio (31 por ciento) y el aumento de la productividad (23 por ciento), seguidos de la reducción de costes (19 por ciento) y del aumento de la calidad del servicio (18 por ciento), frente a otros menos valorados como la posibilidad de aumentar el número de clientes, abrir nuevos mercados o aumentar la facturación, que no superan el 5 por ciento.

A la luz de estos datos, el desconocimiento es la principal barrera de acceso a las TIC por parte de los autónomos de La Rioja, motivado por la falta de formación respecto a las utilidades y beneficios reales que estas herramientas pueden ofrecer a su negocio.

En este sentido, el director general de 'Fundetec', Alfonso Arbaiza, destaca la necesidad de reforzar, "por parte de todos los agentes implicados", el desarrollo de acciones divulgativas y formativas dirigidas a este segmento profesional, "siempre con un carácter eminentemente práctico que les demuestre su eficacia y sus resultados reales, ya que está probado que, una vez comprueban las ventajas palpables que pueden conseguir con las nuevas tecnologías, ya no pueden seguir resistiéndose a implantarlas".

Para ello, es clave que el sector tecnológico sea capaz de dar respuesta a las necesidades específicas de estos profesionales mediante el desarrollo de soluciones y aplicaciones sencillas de utilizar, adaptadas a su pequeña estructura y adecuadas a su capacidad económica, que faciliten su actividad profesional.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.