El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, dijo este jueves que la introducción de impuestos internacionales sobre las entidades financieras "puede reducir la probabilidad de que haya otra crisis".

El FMI ha propuesto dos impuestos para aplicar a nivel mundial sobre el sector financiero que, según Strauss-Kahn, darían fondos a los gobiernos para responder a crisis futuras y "reducirían la toma de riesgos" por parte de la banca.

La recuperación económica está llegando más rápidamente y antes que lo previsto, pero que el repunte es frágil La propuesta figura en un estudio que le encargaron al Fondo Monetario Internacional (FMI) los presidentes de los países miembros del G-20 en su reunión de Pittsburgh en septiembre y que se debatirá en la reunión ministerial del Grupo que tendrá lugar el viernes en Washington.

El estudio propone crear la llamada "Contribución a la Estabilidad Financiera", un impuesto que inicialmente pagarían todas las entidades financieras por igual y que posteriormente variaría según el nivel de riesgo asumido por cada una.

El segundo impuesto sería la "Tasa sobre Actividades Financieras", que gravaría los sueldos y bonificaciones que pagan las entidades financieras, así como sus beneficios.

Mantener las políticas de estímulo

Strauss-Kahn habló en una rueda de prensa previa a la reunión ministerial del G-20, que tendrá lugar este viernes, y la Asamblea del FMI y el Banco Mundial, que se celebrará durante el fin de semana. En ella constató que la recuperación económica "está llegando más rápidamente y antes que lo previsto", pero que el repunte es "frágil".

En los países avanzados el desempleo es alto, la demanda débil y el sector financiero no ha vuelto todavía a la normalidad, explicó el jefe del FMI. Por esos motivos, John Lipsky, el "número dos" del FMI, dijo en la rueda de prensa que el FMI cree que sería "prematura" en general la retirada de las políticas de estímulo.

Por otro lado, Strauss-Kahn, dijo que a la institución no le inquieta el nivel de deuda en otros países europeos aparte de Grecia, país al que ha corregido la UE y ha elevado su déficit público a otro nivel récord: el 13,6%.