La Fiscalía de Medio Ambiente, Urbanismo y Patrimonio Histórico de Sevilla ha abierto diligencias informativas en torno a las molestias y ruidos ocasionados por el tramo del metro que atraviesa la vaguada de San Juan de Aznalfarache que, a su vez, separa la barriada de Virgen del Rocío y la urbanización Cornisa Azul, justo en los accesos y salidas de la estación Barrio Alto del metropolitano sevillano.

Fuentes de la Fiscalía informaron a Europa Press de que, dada la información depositada en el Ministerio Público por un colectivo de ciudadanos de San Juan de Aznalfarache, dicho departamento ha abierto diligencias informativas y ha solicitado información a algunas de las administraciones relacionadas con el metropolitano, concretamente al Ayuntamiento de San Juan según las fuentes consultadas por Europa Press.

El caso deriva de las gestiones emprendidas por un colectivo de ciudadanos de San Juan de Aznalfarache en cuanto a las molestias del funcionamiento del metro, que transcurre en superficie desde el túnel del cerro del Monumento a los Sagrados Corazones hasta más allá de la estación Barrio Alto, y sus efectos en los barrios sanjuaneros de Virgen del Rocío, Cornisa Azul y Montelar. Las gestiones iniciadas ante el Ayuntamiento, gobernado por Fernando Zamora (PSOE), y la Consejería de Obras Públicas, en ese sentido, incluyen los ruidos procedentes del tráfico que soporta la autovía A-8057, que transcurre paralela al trazado del metro.

También elevado a chamizo

El caso, además, ha sido elevado al Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, toda vez que las negociaciones se han materializado ya en la instalación de pantallas "fonoabsorbentes" para proteger al barrio de Virgen del Rocío de los ruidos procedentes del trazado ferroviario. El pasado 7 de enero, de hecho, el representante de la Junta de Andalucía en la sociedad Metro de Sevilla, Rafael Candau, apostó ante el colectivo de afectados por instalar nuevas pantallas en Cornisa Azul, el instituto de enseñanza secundaria (IES) Severo Ochoa e incluso los bloques de viviendas de Montelar.

En cuanto a la curva que describe la infraestructura ferroviaria junto al barrio de Montelar, uno de los principales focos de molestias, Candau anunciaba entonces la reducción de la velocidad de los convoyes en este tramo y tratamientos de "agua pulverizada" en la infraestructura para reducir el impacto sonoro.

Al respecto, fuentes de la Consejería de Obras Públicas recordaron a Europa Press que dicho departamento trabaja "codo con codo" y "en coordinación" con el Ayuntamiento y la Consejería de Medio Ambiente en lo que a este asunto se refiere, destacando así tanto las "actuaciones en curso" como la "implementación" de nuevos aspectos que contribuyan a reducir las molestias.

El colectivo de vecinos afectados, de su lado, entiende que las administraciones no ofrecen soluciones a corto plazo y ha reclamado a Candau acceso a los últimos informes técnicos sobre la emisión de ruidos del metropolitano.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.