Una abarrotada Plaza del Coso de Peñafiel (Valladolid) disfruta de la celebración de la Bajada del Ángel

Una abarrotada Plaza del Coso disfrutó en la localidad vallisoletana de Peñafiel de la celebración de la Bajada del Ángel en la que la joven cofrade de la Hermandad Nuestra Señora de los Dolores Paula Huerga "centró todas las miradas" de los asistentes.
Momento De La Bajada Del Ángel De La Semana Santa De Peñafiel
Momento De La Bajada Del Ángel De La Semana Santa De Peñafiel
AYTO. PEÑAFIEL

Así, según informaron a Europa Press, la joven, de tan sólo 7 años, fue la protagonista de este evento "simbólico, cultural y religioso" que representa la retirada del luto de la Virgen tras la resurrección de su hijo.

Paula Huerga encarnó al ángel que desciende de los cielos para anunciar la resurrección de Jesús a la Virgen. La joven se subió a uno de los dos torreones que flanquean a la Virgen en la Plaza del Coso y mediante un sistema de poleas descendió a la tierra para desvelar el "precioso rostro" de la virgen, tapado por un velo negro que simboliza su luto tras la muerte de su hijo.

Los nervios acompañaron a Paula Huerga durante todo su trayecto aéreo, pero "la satisfacción de continuar una tradición legendaria ha hecho que la pequeña luciese una brillante sonrisa durante todo el camino posterior hasta la Iglesia de San Pablo, donde se ha celebrado la Misa de Pascua".

Asimismo, las mismas fuentes informaron de que las representaciones de la Bajada del Ángel no finalizaron con la pérdida del luto de la Virgen ya que, posteriormente, la puerta de la iglesia parroquial de San Miguel de Reoyo albergó otra escenificación.

En este caso, se llevó a cabo el encuentro entre madre e hijo tras la resurrección, que trata de representar "el acto de sorpresa de la Virgen, que avanza hacia el Santísimo, realiza tres genuflexiones y retrocede en otras tantas veces".

Mientras tanto, el sacerdote mantuvo en alto la Custodia y, posteriormente, entró en la iglesia, seguido de la imagen de la Virgen, para celebrar la Solemne Misa de Pascua.

Con estos actos "cargados de simbolismo", Peñafiel continúa reviviendo una tradición ancestral de la que hay documentos que datan del año 1.799, aunque "se piensa que esta escenificación pudiera haber nacido" en la villa durante los siglos XVI ó XVII, ya que es en esta época cuando empiezan a resurgir este tipo de representaciones conmemorativas.

Por otro lado, la Bajada del Ángel continúa siendo todo un evento turístico que atrae a Peñafiel a miles de visitantes cada año, razón por la cual esta fiesta está declarada de Interés Turístico Regional, aunque actualmente se recaban los requisitos necesarios para solicitar que esta celebración se declare de Interés Turístico Nacional.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento