Un gijonés, que sufre un trastorno paranoide, será juzgado el próximo lunes en el Penal 3 de Gijón por haber disparado con una carabina de aire comprimido a su primo en una pierna y en los testículos, tras mantener una discusión por viejas rencillas familiares, según el escrito fiscal al que tuvo acceso Europa Press.

La Fiscalía aprecia la eximente de la enfermedad mental que padece, por lo que pide que el imputado sea sometido a tratamiento médico de tipo ambulatorio el tiempo que sea preciso, pero por un máximo de cinco años. Asimismo, solicita para el acusado, de 51 años en el momento del suceso, por el delito de lesiones la prohibición para la tenencia de armas y de acercarse o comunicarse a la víctima por un periodo de cinco años.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 18.00 horas del día 14 de octubre de 2007. Según el relato fiscal, el imputado, que en el momento de los hechos tenía sus facultades intelectivas y volitivas totalmente abolidas debido al trastorno paranoide crónico que padece, y tras haber discutido con su primo en la parroquia gijonesa de la Pedrera debido a viejas rencillas familiares, disparó a este último con una carabina de aire comprimido, alcanzándole en la pierna derecha y en los testículos.

Como consecuencia, la víctima sufrió lesiones por el impacto de los perdigones, además de agudizársele el síndrome ansioso-depresivo que padecía. El hombre tuvo que someterse a curas diarias durante diez días, aunque tardó 116 en sanar de sus heridas, de los que 12 estuvo incapacitado para el desempeño de sus tareas habituales. Asimismo, le quedó como secuela un balín en la pierna.

Consulta aquí más noticias de Asturias.