Según informó la Fiscalía Superior del Principado, las medidas dictadas por el juez coinciden con las solicitadas ayer por el Ministerio Público durante la celebración de una vista en el Juzgado de Menores.

En el momento del asesinato, la noche de San Juan de 2009, la menor vivía junto a su novio, su hija y un amigo en el piso de la calle Mariscal Solís, donde también residía la joven asesinada, su hermano y su madre.

En una vista celebrada la semana pasada la joven, que anteriormente se había mostrado dispuesta a reconocer los hechos, no reconoció las acusaciones formuladas contra ella por el Ministerio Público y la acusación particular, por lo que el juicio oral por los hechos se celebrará en una fecha aún sin concretar.

Consulta aquí más noticias de Asturias.