Varios miles de ciudadanos se han manifestando en la tarde de este sábado por las calles de Palma contra la corrupción y por la dignificación de la democracia balear, un acto donde se ha exigido una "renovación en profundidad" de los partidos afectados por casos de corrupción, PP y Unió Mallorquina (UM) principalmente.

Se trata de la tercera protesta de estas características en Palma desde diciembre pasado aunque, sin duda, la más numerosa de todas con más de 3.000 participantes.

La última se celebró a principios de mes cuando dos millares de personas formaron una doble cadena humana alrededor de las principales instituciones públicas de Baleares (Parlament, Consell de Mallorca y Ayuntamiento de Palma) para exigir la regeneración de la vida democrática.

La marcha, que ha partido de la Plaza de España poco después de las 18.00 horas, ha tenido un carácter pacífico y festivo, y ha sido convocada por la "Plataforma por la dignificación de la democracia y contra la corrupción", integrada por unas 120 entidades cívicas de Baleares. Los asistentes han llenado en su totalidad el corazón de la capital balear, la Plaza del Ayuntamiento, y una parte de la calle Colón.