Según el diario The New York TImes, son once los altos cargos que han dejado su cargo. Los decretos reales publicados por la agencia Petra detallan que el monarca "aceptó la dimisión" del jefe del Gabinete Real, Faysal Fayez, y de su consejero para Asuntos Islámicos y máxima autoridad judicial (el llamado "juez de jueces") del país, Azedín al Tamimi, además de otros ocho consejeros.

También ha renunciado el consejero de Seguridad del monarca y responsable de Seguridad Nacional, el capitán general Saad Jair, según la agencia. Abdalá II ha nombrado como nuevo responsable del Gabinete Real a Salem al-Turk y a Maruf Bajit, antiguo embajador en Israel, nuevo jefe de Seguridad Nacional y director de la Oficina Real.

Reorganización tras los ataques

Esta amplia reorganización del gobierno llega poco después de que el monarca jordano prometiera acabar con todos los que apoyan el terrorismo en el país, tras las explosiones en tres hoteles de Ammán que causaron la muerte de alrededor de 60 personas e hirieron a 94.

Sin embargo, fuentes diplomáticas han asegurado a la agencia Efe que esos cambios estaban pensados antes de los atentados y que no existe ninguna relación entre estos acontecimientos.

Esta semana Abdalá II afirmó que "la lucha contra el terrorismo incluye a todos los que justifican los atroces crímenes terroristas y creen en la posibilidad de anatematizar al resto de las personas".

También acusó a los terroristas de "deformar la imagen del islám, porque sus actos no tienen ninguna relación con las verdaderas enseñanzas islámicas".