Julieta Venegas
La cantante mexicana Julieta Venegas. JORGE PARÍS

Julieta Venegas habla deprisa, muy deprisa. Tiene muchas cosas que contar y el tiempo es limitado. Destila simpatía y felicidad por todos sus poros.

¿Cómo lleva su embarazo?
Muy bien. Ha sido de lo más inesperado, la verdad.

Así que no estaba en sus planes...
¡No, no, para nada! Quedarte embarazada cuando estás a punto de sacar un disco no es algo que planeas (risas). Me ha pillado en medio de todo, pero estoy muy contenta.

¿Qué significa para usted este nuevo disco?
Como dice el título, es Otra cosa. He tenido la suerte de poder grabarlo en casa. Soy muy tímida. A veces me corta estar en el estudio rodeada de gente. El poder estar en pantuflas probando todo tipo de instrumentos y sonidos da mucha tranquilidad.

Creo que tenía unas cuarenta canciones...
Sí. Cuando me pongo a componer soy obsesiva, no hago otra cosa en todo el día.

Su padre es fotógrafo. ¿Nunca pensó en dedicarse a ello?
Nunca. La verdad es que no soy nada visual. Se me da muy mal. Eso se le da mejor a mi hermana. Crecí con otros cinco hermanos, y desde pequeña quise diferenciarme de ellos. La música fue mi sello de identidad.

La familia para mí es muy importante, aunque actualmente sólo mi hermana gemela vive en la misma ciudad que yo (México DF)¿En qué la ha marcado venir de una familia numerosa?
Es algo muy lindo, muy divertido y muy caótico (risas). La familia para mí es muy importante, aunque actualmente sólo mi hermana gemela vive en la misma ciudad que yo (México DF). Es difícil vernos todos, pero te une algo para toda la vida. Es curioso: me fui a Ciudad de México huyendo de mi padre y ahora tenemos una relación excelente.

En su país es un rostro muy conocido. ¿A veces incomoda la fama?
Me niego a cambiar por ser famosa. No pienso cambiar de casa, ni de amigos. A veces la gente me llega y me pide una foto, y le contesto: "No. Estamos en el súper. ¿Por qué no me cuentas algo?". Mis amigos me dicen que hago mal intentando razonar con todo el mundo. Pero soy así. La categoría de ‘famosa’ no va conmigo.  Dicen que un artista se debe a la gente, y así es. Pero yo ya pongo toda la carne en el asador en mis discos. Mi vida personal es para mí.

Sus canciones siempre tienen una perspectiva femenina. ¿Se considera feminista?
La palabra feminista ha cambiado. Aún hay muchos problemas que las mujeres no hemos superado. Yo vengo de un país muy machista. En el fondo creo que el mundo entero sigue siéndolo. Aun así, creo que hemos avanzado mucho, pero en muchos aspectos seguimos siendo ciudadanas de segunda clase.

Internet está lleno de alabanzas hacia usted, pero también de críticas furibundas...
Soy muy pro Internet, pero no siempre hay que hacerle demasiado caso. Es posible que detrás de un insulto anónimo haya un niño de doce años o una persona muy frustrada. Pero sí, creo que a cualquiera le afecta, y nunca terminaré de acostumbrarme.

Si pudiera cambiar algo de su personalidad...
¡Aprendería a cocinar! (risas). Todo lo que es vida práctica se me da fatal. Ni siquiera sé conducir.

BIO. Nació en Tijuana (México) el  24 de noviembre de 1970. Cantante y compositora, ha publicado seis discos, de los que ha vendido más de seis millones de copias.