En el primero, tres iraquíes perdieron la vida y otros cuatro resultaron heridos al estallar una bomba al paso de un convoy militar conjunto estadounidense-iraquí por el barrio de Karag al Amana, en el este de la capital.

En el segundo, un agente de policía pereció y otros dos resultaron heridos cuando un artefacto colocado en la carretera hizo explosión al paso de su vehículo por la zona de Saidiya, en el este de la capital.

Por otra parte, al menos tres personas murieron y dos resultaron heridas en un atentado perpetrado hoy, lunes, en uno de los accesos a la "zona verde", el recinto amurallado que protege las embajadas de EEUU y el Reino Unido, informaron fuentes policiales.

Las fuentes indicaron que las víctimas podrían ser ciudadanos extranjeros, ya que el estallido alcanzó un convoy de vehículos todoterreno como los que suelen utilizar los contratistas y los servicios de inteligencia foráneos.

En un principio, las mismas fuentes policiales iraquíes informaron de que se trataba de un atentado suicida con coche bomba contra un convoy militar, pero otras versiones apuntan a que se trataría de un artefacto colocado en la carretera.

Efectivos de la Policía militar norteamericana cercaron la zona y cortaron todas las carreteras de acceso a la misma. Hasta el momento, el mando militar norteamericano en la capital iraquí no ha confirmado ni desmentido el suceso.