Tai-Chi en el parque
. A. G.
Además de tranquilidad, el jardín ofrecía ayer otro aliciente: clases gratuitas de Tai-Chi, a cargo de este espontáneo maestro. Esta ancestral forma de ejercicio procedente de China, que cultiva cuerpo y mente y fomenta habilidades como el equilibrio y la coordinación, captó la atención de algunos. La experiencia podría repetirse y, por qué no, convertirse en un atractivo más del parque.