Internet y televisión: el espectador manda

  • Las cadenas intentan fidelizar a su audiencia a través de la Red.
  • Series como 'Perdidos' o 'Flashforward' han fomentado la interacción del usuario, que algún día podría acabar decidiendo sobre las tramas.
  • El reto es ahora rentabilizar este nuevo modelo de negocio televisivo.
Página web Join the Mosaic (izda), imagen promocional de 'Perdidos' (centro) y página de Facebook de La 2 noticias (drcha).
Página web Join the Mosaic (izda), imagen promocional de 'Perdidos' (centro) y página de Facebook de La 2 noticias (drcha).
ARCHIVO
Un simple mando, un teléfono, un ratón. Los instrumentos al servicio del espectador para acercarse al universo catódico no sólo evolucionan, sino que van aumentando en número. Como lo harán los contenidos a partir de hoy, día en el que comienza la última fase de desconexiones analógicas que darán paso definitivamente a la TDT; en menos de tres semanas tendremos a nuestra disposición aún más programas y series que se disputarán toda nuestra atención. La televisión intenta sobrevivir, y el usuario es su esperanza.

Y decimos usuario porque Internet es el vehículo que las cadenas están utilizando para evitar que sus audiencias se despisten. "Hablarles de tú a tú y obtener su opinión de primera mano", según Miguel Ángel Azaña, politólogo del Colegio de Políticas y Sociologías de Madrid, es su objetivo; lograr una interacción final que incluso repercuta en el trabajo de unos directores y guionistas faltos de creatividad, su posible remate a esta revolución del consumo. Y en este sentido, los individuos más jóvenes son la diana.

Objetivo: crear expectación en la Red

Según The New York Times, los ejecutivos de televisión ya no ven en la Red a un enemigo. Lo dijo Damon Lindelof, co-creador de Perdidos, en la última edición del Roma Fiction Fest: cuando J.J. Abrams y su equipo lanzaron su ficción rodada en Hawaii, la única pretensión era que la gente supiera lo menos posible de las tramas y los personajes y se dedicara "a hablar de ellos", principalmente ante el ordenador. Lo consiguieron a base de ARG -Alternate Reality Games-, vídeos virales y otros. Y mantienen el nivel: el estreno de la sexta temporada enganchó a 12 millones de personas.

<p>Joseph Fiennes - 250</p>Carlton Cuse, otro de los productores de Lost, considera asimismo "divertido" que exista un desarrollo paralelo virtual de la serie, cuya prima hermana, Flashforward, fue más allá. La web Join the Mosaic conmina a los fans a imitar al personaje que encarna el actor Joseph Fiennes e intentar descubrir, mediante experiencias compartidas, qué provocó el famoso desvanecimiento de la humanidad durante 2 minutos y 17 segundos. Algunos ya pronostican que estas aportaciones tendrán un reflejo más que real en la serie.

Y no le vendría mal, ya que el rodaje vive inmerso en un parón –que termina el día 18- precisamente por escasez de ideas. Aunque aún está muy lejos eso de poder elegir desde casa la siguiente secuencia o el final de tu serie favorita. "Ha habido intentos pero no han cuajado, yo soy escéptico", explica Alfonso Mardones, director de Operaciones de Globomedia. "El mundo de la televisión es menos interactivo que el de Internet", añade, confesando que empresas como la suya se rompen la cabeza para "adaptarse" al medio.

Un juego 'online' con vida propia


En España estas grandes productoras trabajan con un ojo mirando siempre "hacia EE UU". Fenómenos como los mencionados o como, entre otros, los de la británica The IT Crowd, comedia de situación cuya fama se ha extendido en nuestro país sólo a través de Internet, no existen, pero El Internado, Águila Roja, Muchachada Nuio La 2 Noticiasintentan acercase algo, cada uno a su manera. Los chicos de la Laguna Negra participaron durante la última temporada, por ejemplo, en una trama alternativa en el site dondeestayago.com.

<p>Águila Roja - 250</p>Por su parte, miaguilaroja.com propone un juego online "con vida propia" y 150.000 registrados, según Mardones. El espacio de humor de Joaquín Reyes y compañía ha tenido más fieles en YouTube que en su paso por la pública; y el informativo de Mara Torres se ha apuntado el tanto de ser el primero, a nivel mundial, que es comentado a través de Facebook mientras dura su emisión. He aquí una de las claves de todo este asunto, las redes sociales. Ellas entretienen mientras la televisión suma espectadores.

"Cuando la televisión nos deja de interesar lo repercutimos online", apunta Ícaro Moyano, portavoz de Tuenti. Los gestores de esta comunidad lo saben bien: han detectado, por ejemplo, que cuando hay un partido de fútbol muy importante su tráfico cae durante el encuentro, pero sube en el preciso momento en el que se emite la publicidad. Así ocurrio cuando el Barça ganó la Copa de Europa y los comentarios de la gente se dispararon en la Red.

En el caso de Facebook, el usuario no está obligado a entrar en la red social, a través de su perfil, para comentar lo que ve, sino que "puede hacerlo en la web corporativa de la cadena", dice su representante Laura González-Estéfani. Si hablamos, además, de una cobertura en directo, las cifras se disparan: el evento fan de Crepúsculoen Madrid fue seguido en noviembre por más de 33.000 personas a través del feed de Antena 3 en Facebook. Y si nos referimos a un acontecimiento deportivo, aquí su emisión "puede tener en torno a 40.000 ó 50.000 comentarios de media; una serie tiene 6.000".

Tuenti, convergente; Facebook, heterogéneo

Ambos medios, por tanto, se reparten la tarta gracias a estos consumidores multitasking, "capaces de ver la televisión a la vez que navegan por Internet y hablan por el móvil", según los denomina Eduardo Madinaveitia, director general de Zenith Media, en su artículo La publicidad en medios interactivos. En busca de nuevas estrategias, en el último número de Telos.

Y es que los usuarios de redes sociales son grandísimos consumidores de televisión. Según datos publicados en el estudio Televidente 2.0 de The Cocktail Analysis "entre el 76% de internautas que participan en redes sociales, los contenidos audiovisuales se han incorporado con naturalidad". De este porcentaje, casi la mitad "comenta series y programas aunque no las estén emitiendo en ese momento".

<p>Tuenti - 250</p>Mediante las redes sociales, el dardo televisivo da, por tanto, en el blanco, "en el lugar exacto en el que está la audiencia de cada programa particular, pudiendo segmentarla por intereses, por edad, etc.", revela Juan Faerman, autor del libro Faceboom. El experto argentino indica así que Tuenti "tiene una mayor cohesión e intereses convergentes" porque es necesaria una invitación para entrar, pero que en Facebook el espectro es "más heterogéneo". La audiencia se fragmenta y es cada vez más difícil llegar a ella.

Por eso es necesario dar un paso más para lograr una rentabilidad de este nuevo modelo de negocio. Según Patricia Corredor -Creatividad, innovación y tecnología al servicio de la publicidad en la era digital (Telos)-, esto se logrará mediante "tarifas caras" que repercutirán sobre el usuario o "publicidad y marketing en sus nuevas formas". "Lo suyo es que la gente estuviera dispuesta a pagar un poco", dice Mardones. Es el último debate puesto sobre la mesa: habrá que ver si el usuario adulto del futuro, además de dialogar activamente con su televisión, acepta por delante una factura.

Puedes seguirme en Twitter:@MirenM

Mostrar comentarios

Códigos Descuento