El joven de 24 años, que presentaba un cuadro de ansiedad, se encuentra muy débil y al cansancio propio de la huelga de hambre se une el "delicado embarazo de su mujer", por lo que continuará con la movilización aunque dormirá en su casa para estar cerca de su pareja. Por su parte, la mujer ha asegurado a sus compañeros que "se mantendrá firme" pese a los achaques que ha sufrido en los últimas días al considerar que la protesta "merece la pena".

Estos siete parados iniciaron la protesta para exigir al Ayuntamiento de Maracena "transparencia" en la gestión de la bolsa municipal, de modo que no haya "favoritismos" y para que les den una oportunidad laboral, si bien hoy han desmentido que hayan condicionado el fin de su protesta a la contratación del centenar de personas que componen la Asamblea de Parados del municipio.

"Nosotros en ningún caso queremos decir a quién se tienen que hacer los contratos laborales, insistimos en que los nuevos contratos, tienen que ser para paliar la miseria de las familias más necesitadas", indicó en declaraciones a Europa Press una de las paradas que mantiene la protesta.

"No queremos ni entrar ni seguir con la política de 'enchufismo' sino soluciones para las familias más necesitadas", añadió esta parada, que criticó a su vez la falta de respuesta institucional.

Consulta aquí más noticias de Granada.