La Conselleria de Educación va a intensificar las medidas contra la violencia escolar en el último ciclo de Educación Primaria, con el fin de prevenir las actitudes problemáticas que después se manifiestan con más fuerza en Secundaria, y en un 3% de centros de la Comunitat considerados "críticos" porque registran "frecuentemente un grupo de casos".

Así lo avanzó hoy el conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, en el acto de presentación de los datos del Registro Central de Incidencias correspondientes a 2009 y que configuran una "radiografía muy aproximada" de la situación de la convivencia escolar en las aulas valencianas. El titular de Educación estuvo acompañado por la secretaria autonómica de Educación, Concha Gómez, la directora general de Evaluación, Innovación y Calidad Educativa, Auxiliadora Hernández, y la responsable de violencia escolar del Centro Reina Sofía, Ángela Serrano.

Los resultados muestran que el pasado año se comunicaron un total de 1.146 incidencias, lo que supone una disminución del 18,8% respecto al ejercicio anterior. Sin embargo, no ha descendido el número de centros que notifica, que alcanza el 80% por ciento de los Institutos de Educación Secundaria (IES). Esto demuestra, apuntó el conseller, que crece la "confianza" en este instrumento "único en España" incluido dentro del Plan de prevención de la violencia Previ.

El análisis ha sacado a la luz que algunas "conductas inapropiadas en los centros están sufriendo un descenso en la edad". Así, en el último ciclo de primaria —quinto y sexto curso— están sucediendo ya algunos de estos casos. De hecho, de cada diez implicados en las incidencias, tres —un 32,73%— están cursando Educación Primaria, la mayoría en el último ciclo, mientras que el 53,42% estudia ESO.

Asimismo, se constata la existencia de un 15% de centros que presenta incidencias de forma "más notoria" y un 3% que representa un grupo de "críticos". Se trata, dijo Font de Mora, de una cifra "baja pero preocupante" por lo que anunció que este año "se van a concentrar los recursos para ofrecer a esos centros una serie de actuaciones para resolver esta situación, como el estudio en cada instituto de la aplicación del plan de convivencia, adecuar el Reglamento de Régimen Interior si es necesario o realizar materiales específicos para el aula de convivencia".

Por provincias, la mayoría de casos —un total de 714, que suponen el 49%— se localiza en Valencia; otros 567 (el 39%) han sido comunicados en Alicante y 165 (12%) en Castellón.

Por lo que respecta al tipo de violencia ejercida un 60,1% es física, el 57,81% verbal y otro 11,41% por exclusión. Si se suman estos dos últimos parámetros se llega casi a un porcentaje del 70% y se concluye que "la mayoría de la violencia que se da en los centros es psicológica", puntualizó, por su parte, Ángela Serrano, que también comentó que la violencia sexual tiene una presencia "mucho menor" (cinco de cada 100 incidencias).

Asimismo, un total de 23 casos han sido considerados como de acoso escolar tipificado —con reiteración, invisibilidad para adultos y desigualdad entre agresor y víctima—, lo que significa un índice del 1,6% y que el 0,03% del alumnado se ve sometido a este problema. Además, el 6,2% de las incidencias han sido calificadas como muy graves, es decir, que conllevan riesgo de daño físico, psicológico o sexual para menor.

Acoso por sms

El estudio recoge también la utilización de las nuevas tecnologías y refleja que en 34 casos —un 2,4%— se produjo difusión de imágenes y en otros 39 —2,7%— acoso mediante el envío de mensajes SMS. Por sexos, el 21% de las personas implicadas en estos hechos son hombres víctimas frente al 18% de mujeres. Además, el 42% son varones agresores y el 12% restante corresponde a mujeres que cometen estos actos violentos.

Respecto al lugar donde ocurren las incidencias, de cada diez nueve se dan en centros públicos. En este punto, el conseller declaró que se hará una campaña en los centros concertados para ver si existe una menor incidencia real o de notificación. Font de Mora quiso subrayar que informar de los hechos "no supone un desprestigio para el centro" y afirmó que "la ley del silencio debe dinamitarse en este tipo de temáticas".

Finalmente, se destaca un dato esperanzador, ya que aumenta el numero de estudiantes que cortan la situación o informan a un adulto cuando son testigos de una escena violenta.

Consulta aquí más noticias de Valencia.