Según informó la Policía a través de un comunicado, el día 18 se recibieron en la Sala del 091 sucesivos comunicados sobre la actuación de un individuo que había entrado en tres establecimientos tapándose parcialmente el rostro y armado con un arma blanca había amenazado a las responsables de sendos locales solicitándoles todo el dinero de la caja.

El primer aviso fue de la empleada de una farmacia quien sobre las 18.15 fue asaltada por este varón quien le había colocado el cuchillo en el pecho y le había conminado a entregarle el dinero. No consiguió su objetivo al salir de la rebotica la encargada que frustró los planes del atracador quien huyó del lugar.

Cinco minutos más tarde se recibió llamada de la dependienta de una panadería próxima, que acababa de entregar unos 10 euros a un sujeto que la amenazó con rajarle la cara con una navaja si no le daba dinero. El individuo se quejó de la poca cantidad de dinero que se le entregaba pero la empleada alegó no disponer de más cantidad en la caja y éste se marchó .

No habiendo logrado llevarse un gran botín, lo intentó una vez más en una tienda de alimentos congelados donde tampoco tuvo éxito. En este caso la empleada logró de huir de su negocio tras haber sido intimidada, dejando solo a este sujeto en la tienda y escapando para pedir auxilio. El sujeto no logró abrir la caja registradora no llegando a llevarse nada y se marchó tranquilamente del local. En esta misma tienda la misma persona había actuado a principios de mes logrando en aquella ocasión llevarse 180 euros.

Tras estos intentos de robo, con la descripción facilitada por las víctimas sobre características peculiares del autor se logró identificar y detener al día siguiente.

El detenido contaba con antecedentes por delitos de violencia familiar.

El hombre pasó a disposición judicial el día 20 que dispuso su ingreso en prisión.

Consulta aquí más noticias de Asturias.