La Consellera de Asuntos Sociales, Promoción e Inmigración, Fina Santiago, anunció hoy que el Govern se ha comprometido a acelerar el pago de las ayudas a la dependencia para que en el plazo de dos meses el número de prestaciones sociales que concede derivadas de la Ley de Dependencia llegue a 8.000 personas, lo que supone doblar la cifra de beneficiarios que en la actualidad perciben la prestación en Baleares.

Así lo anunció Santiago en una rueda de prensa en la que estuvo acompañada por el director general de Dependencia, Juan Manuel Rosa, y en la que afirmó que esta ampliación del número de receptores de las ayudas implicará que la cantidad de familias que ya reciben algún tipo de prestación en las islas pase del 59 al 86 por ciento del total de familias que la han solicitado.

Ello será posible debido a que el Ejecutivo empezará a pagar la nómina mensual a aquellas personas cuya solicitud ya ha sido aceptada y, asimismo, reconocerá por escrito la deuda económica que acumula con cada una de las familias.

Las personas dependientes tienen derecho a recibir la ayuda desde el momento en que se aprueba su solicitud. Sin embargo, según admitió la consellera, el problema es que el inicio del cobro suele retrasarse debido a las "dificultades económicas de cada comunidad", lo que provoca que los gobiernos autonómicos acumulen una deuda con cada una de las familias.

De esta forma, Santiago señaló que esta situación ha llevado a la Conselleria a plantearse acelerar el pago de las ayudas, que ha sido posible después de tres meses de negociaciones con la Conselleria de Economía y Hacienda y el Ministerio de Economía y Hacienda.

Así, Santiago señaló que la nómina de este mes ya incorporará a entre 1.500 y 2.000 familias más, y el resto de beneficiarios se agregarán en los próximos meses. La nómina de marzo alcanzará así los 2,5 millones de euros, "una cantidad considerable", opinó.

La Ley de Dependencia se aprobó en junio de 2007 y en Baleares entró en funcionamiento dos meses después. En los tres años que han pasado desde que se creó esta ley, la comunidad balear ha creado una estructura formada por 15 valoradores y 47 trabajadores sociales que se encargan de valorar y hacer un plan individualizado para cada familia.

El número total de solicitudes que la Conselleria recibió hasta el cierre del pasado año asciende a 23.277, de las que 22.507 ya han recibido respuesta, el 97 por ciento. El tiempo de espera hasta que se resuelve la demanda es de una media de cincuenta días, lo que en palabras de la consellera está "perfectamente dentro de la valoración óptima". Mientras que la media de tiempo hasta que empiezan a cobrar la ayuda está en unos siete u ocho meses, dependiendo del tipo de prestación. La ayuda media está en torno a los 380 euros por familia.

En estos tres años se han creado, además, más de 700 plazas residenciales para personas mayores y personas con discapacidad y se han concertado con ayuntamientos 379 nuevas plazas en residencias y en centros de día, que suponen un coste de unos seis millones de euros anuales.4.000

Altas nuevas en la seguridad social

La Ley de Dependencia establece la posibilidad de que el cuidador sea reconocido socialmente y sea dado de alta en la Seguridad Social, pudiendo recibir incluso un sueldo por los servicios que presta a la persona dependiente.

El director general de Dependencia indicó que el alta en la nómina de prestación por dependencia implica el alta del familiar cuidador en la seguridad social, lo que supone que se han producido más de 4.000 altas nuevas en la Seguridad Social. Estos cuidadores pueden figurar como desempleados o como trabajadores a media jornada.