La coalición de gobierno en Holanda quedó disuelta de madrugada sin haber podido llegar a un acuerdo sobre su presencia militar en Afganistán tras varias horas de discusión.

El primer ministro holandés, el democristiano Jan Peter Balkenende, anunció la disolución de su gabinete y que éste sábado debe ser comunicada a la reina Beatriz. Esta crisis gubernamental está originada en la oposición de los ministros laboristas a atender la petición de la OTAN para que Holanda extienda su participación militar en Afganistán.

El consejo de ministros se reunió la noche del viernes para intentar llegar a un acuerdo que no han sido capaces de alcanzar los democristianos, capitaneados por Balkenende, y los laboristas, con el viceprimer ministro, Wouter Bos, al frente.

El líder laborista y viceprimer ministro dejó claro ayer en un debate de urgencia en el Parlamento que su partido no aceptará la propuesta de la OTAN para que las tropas continúen un año más en el país asiático. Mientras, el primer ministro, el democristiano Jan Peter Balkenende, considera que Holanda debe cumplir con su "responsabilidad" y aceptar la petición de la Alianza Atlántica.

Elecciones anticipadas

Esta crisis política llevará al Gobierno holandés a convocar elecciones anticipadas. Unas elecciones en las que podrían favorecer al partido del antimusulmán Geert Wilders (Partido para la Libertad-PVV-), que con sus ideas de extrema derecha se encuentra entre los beneficiados por los sondeos electorales.