La mujer contó a los agentes que desde hacía veinte días había alquilado una habitación a un individuo con el que había tenido distintos enfrentamientos verbales y con el que era muy complicada la convivencia por lo que le había notificado que concluido el mes debía abandonar el domicilio.

Tras este aviso la convivencia se tornó más difícil y así el domingo sobre las dos de la madrugada se inició entre ellos una discusión en la que también estaba presente el hijo de la mujer, un chico menor de edad contra el cual dirigió su ira el arrendatario.

Según la Policía el detenido trató de agredir al joven lanzándole un adorno y al esquivarlo, lo amenazó con un destornillador , teniendo que interponerse su madre para evitar que fuera agredido, y huyendo ambos del domicilio por temor a ser lesionados.

La mujer dio aviso a la Policía, que se personó en la vivienda y procedió a la detención de esta persona y a la intervención del destornillador.

El detenido mantuvo una actitud hostil y desafiante con los Policías amenazando a la mujer y a su hijo reiteradamente delante los agentes desobedeciendo a los requerimientos policiales para que cejase su comportamiento.

Consulta aquí más noticias de Asturias.