Tulsa
Tulsa Daniel Ramírez

Tulsa empezó como el proyecto en solitario de Miren Iza (ex Electrobikinis) y se consolida en el segundo disco, Espera la pálida (Subterfuge), como una sólida banda de rock estilo americano en español.

Este álbum es más difícil, más crudo.

Puede que un poquito menos accesible. El propio grupo me dijo que faltaban estribillos. El primero era más biográfico, como un vómito, en éste tomo distancia y reflexiono. Pero me gusta más que el anterior, creo que se va a meter más dentro de la gente. Es un contar diferente. Prefiero que se identifiquen con las canciones, no conmigo. Lo importante es avanzar y no me preocupa la repercusión.

No te atreviste antes a...

Grabar en directo. Y tomar las riendas entre todos, que opinen. Sacrifico mi tendencia personal para darle papel a los demás, pero es satisfactorio. Por ejemplo, Tus flores no sería así sin ellos, el resultado tiene poco que ver con la maqueta.

Grabar en directo, ¿decisión estética?

Me apetecía probar, ya era hora de grabar sin claqueta, como en concierto, y estoy muy contenta con la decisión. Las canciones tienen otra pulsación, es una gozada, no importa si en un momento dado se aceleran. Esa imperfección me gusta.

El vinilo incluye una versión de Into your arms, de Nick Cave, en español.

Me gusta más su parte romanticona que la paranoica, me engancha. Siempre que hago versiones en inglés siento que me quedo a medias, no termino de llevarlas a mi terreno. La adaptación de esta letra era fácil. La tocamos bastante, a la gente le gustaba y cada vez nos sentíamos más cómodos con ella... Es la joyita que me gustaría encontrar si comprara esa edición.

También te atreves con Dylan Thomas.

Siempre me costó mucho ponerle música a una letra ya escrita, es algo que hacen muchos músicos que me da envidia. Un día lo intenté, estaba leyendo uno de sus libros y me parecía muy musical. Es una letra confusa, pesimista pero con un tono onírico... Resultó bien, esta vez lo he conseguido. Por eso está en el disco.

¿Te atrae el mundo americano?

Lo prefiero en la distancia. De cerca se pierde esa fascinación que tenemos por el país gracias a su música, su cine... Cuando estás allí, con tantas referencias en la cabeza, te invade el sobrecogimiento. Pero detesto cómo funciona su sistema y están un poco locos. Aunque imagino que si no fuesen así no habrían hecho todas esas cosas que tanto me gustan.

¿Y qué hay en Tulsa, Oklahoma, que merezca nombrar a tu banda?

Supongo que el imaginario que se ha creado alrededor, con canciones de gente como Woody Guthrie. Tengo una relación sentimental con Tulsa, pero no iré jamás.

Tulsa gira con Christina Rosenvinge en marzo: día 2 en Madrid (El Sol), 5 en Durango y 13 en Toledo (Círculo del Arte).