'Colgados'. Así se han quedado miles de madrileños que desde este sábado ya no pueden acudir a los Centros de Acceso Público a Internet (CAPI) para conectarse a la red. La Comunidad de Madrid decidió hace unas semanas que la brecha digital en la región se había reducido lo suficiente y que los 250 CAPI, en marcha desde 2002, ya no eran necesarios porque el 64,3% de los hogares madrileños tienen conexión a Internet, por encima de otras comunidades o países como Francia o Italia.

A los más perjudicados se nos perjudica más todavía, dejándonos fuera del siglo XXI

"El cierre de los CAPI significa el desamparo tecnológico, de información y comunicación para miles de usuarios", explica Mercedes Machuca, usuaria del CAPI de Griñón, en una carta enviada a 20minutos.es. Es una de los miles (no hay cifras exactas) de parados, jubilados, inmigrantes, jóvenes sin recursos o personas con una desfavorecida situación económica que ya no podrán acudir al CAPI de su municipio o distrito para consultar el correo, informarse de la actualidad o buscar trabajo por Internet.

"El 10% del sueldo"

Mercedes, treintreañera y con un hijo, cobra 400 euros de subsidio por desempleo y no puede dedicar el 10% de su sueldo a pagar la conexión (el ADSL cuesta unos 40 euros al mes). "A los más perjudicados se nos perjudica más todavía, dejándonos fuera del siglo XXI", se queja. Explica que en el CAPI "conviven los mayores, los jóvenes y los pequeños", entre ellos, su hijo de 7 años. "Es un servicio muy necesario y que desde hace un año está teniendo más demanda por el paro".

Eso es lo mismo que decir que como casi todo el mundo tiene coche, ¿para qué vamos a poner transporte público?

Además de conexión gratuita a Internet, los CAPI ofrecían formación en nuevas tecnologías a través de talleres y cursos. "Últimamente, los cursos que más éxito estaban teniendo eran los de búsqueda de empleo para parados y la teleformación", cuenta José Antonio Díaz, diputado del PSOE en la Asamblea de Madrid, que tampoco cree que los centros hayan cumplido su objetivo.

De la misma opinión es la diputada de IU, Reyes Montiel. El pasado 17 de diciembre, cuando el Vicepresidente de la Comunidad, Ignacio González, aseguró en la Asamblea que la subvención a los CAPI se suprimía porque muchos hogares madrileños ya tenían conexión a Internet, Montiel le contestó: "Es bastante simple decir que, como cada vez más gente tiene conexiones en su casa, los CAPI dejan de tener sentido. Eso es lo mismo que decir que como casi todo el mundo tiene coche, ¿para qué vamos a poner transporte público?".

Cursos e Internet en zonas rurales

Los vecinos de algunos municipios ya se han puesto en pie de guerra. En Griñón, por ejemplo, están recogiendo firmas para pedirle al alcalde que se haga cargo de los gastos. De hecho, hasta están dispuestos a poner un euro por usuario para poder ayudar a sufragar los gastos. En Fresnedillas, los vecinos se manifestaron este sábado en la puerta de la Biblioteca, según el PSOE del municipio.

Por su parte, el Gobierno regional asegura que los CAPI ya no son necesarios porque "en algunas zonas se había reducido mucho el número de usuarios" y porque "el grado de penetración de Internet en los hogares madrileños, sitúa a Madrid a la cabeza de las regiones españolas y entre las más avanzadas de Europa". Por eso, ha decidido "abordar una segunda fase de impulso del acceso a Internet" que todavía está perfilando y que presentará en las próximas semanas.

La Comunidad ha adelantado a 20minutos.es que ofrecerá cursos gratuitos para personas que continúan en la brecha digital (discapacitados, inmigrantes, personas en riesgo de exclusión social, jubilados, parados...) y que habrá centros a los que poder conectarse a Internet gratis en las zonas rurales. Tampoco descartan, dicen, ofrecer la posibilidad de navegar gratis a otros colectivos que se vean perjudicados por la desaparición de los CAPI.

Puedes seguirme en Twitter: @Nuksazi

Información elaborada gracias a la pista de Mercedes Machuca

Consulta aquí más noticias de Madrid.