Un joven de 22 años, Iván, quien cursa el modulo de electricidad en un instituto de Formación Profesional de Igualada (Barcelona), fue expulsado hace una semana del centro después de ir disfrazado de militar con una pistola y un fusil falsos, causando el pánico en el centro que requirió la intervención de la policía local para solucionar "el malentendido".

No quería causar ningún daño, sólo gastar una broma a sus compañeros y profesoresIván ha explicado que "no quería causar ningún daño, sólo gastar una broma a sus compañeros y profesores". El joven ha reconocido que lo sucedido "fue muy peligroso, por todos los sucesos reales que han pasado en otros países" pero ha dicho que "era igual, ir con armas de juguete que vestido de payaso".

El estudiante, mientras mostraba una réplica de un arma en su habitación, ha recordado que todo el problema empezó cuando se "rapó el pelo al cero y saludó en los pasillos a un profesor como un militar". En su habitación guardaba una bolsa con ropa militar y diversas replicas de armas convencionales.

Se rapó el pelo al cero y saludó en los pasillos a un profesor como un militarVestido con un pasa-montañas y ataviado con un uniforme y las armas reglamentarias se personó en el instituto para que lo vieran. Fue entonces cuando, ante la mirada de sus compañeros, "apareció la policía local y los mossos con chaleco antibalas" y se lo llevaron a la comisaría para declarar.

Arrepentido por su ocurrencia, Iván tendrá que permanecer en su casa dos semanas por imposición del centro que le aplicó el mismo día una sanción por su "broma de mal gusto". El jefe de estudios del centro, Jaume Bacardit, ha relatado cómo "la policía se lo llevó para interrogarlo al ir vestido como un militar". El portavoz del instituto ha explicado que "el alumno no es conflictivo ni problemático quiso hacer una gracia sin más".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.