Michael J. Bassett
Michael J. Bassett, en Madrid. Jorge París

Michael J. Bassett, un  jovencísimo director y guionista británico, ha pasado del género de terrror al de aventuras. Su carrera promete ponerse a la altura de las de Guillermo del Toro y Peter Jackson. Ahora habla de su última película, Solomon Kane, que se estrena este viernes en Madrid.

¿Proyecto personal o encargo?
Leía las historias de Solomon Kane desde que era adolescente, soy un gran fan de la fantasía heroíca, así que cuando me propusieron este proyecto dije: "¡Sí!".

¿Qué le atraía de este personaje?
Es increíblemente serio, oscuro, intenso... los adolescentes respetan mucho a esta clase de tipos. Pero cuando volví a leer los libros de Howard para documentarme para la película, me atrajo más la historia que contaba entre líneas: el aspecto de la fe, de renunciar al mal.

Los que conocen el personaje encontrarán algunas diferencias en la película.
Uno de los mayores retos fue imaginar cuál había sido el origen de Solomon Kane, por qué se convirtió en el personaje que vemos en los libros. Es un asesino malvado que quiere redimirse y tuvimos que inventar un pasado, algo oscuro, que le hiciera ser como es. No quería hacer nada que dañara al personaje pero tenía que sacar la historia de mi propia imaginación, tratando de ponerme en la mente de Howard.

James Purefoy es heroico, tenebroso... ¿Por qué cree Salomón Kane que no ha triunfado tanto como Conan?
Howard escribió muchos más libros de Conan, hay más material, y la figura literaria no fue tan grande como su éxito en el cómic. Las imágenes de las chicas semidesnudas, su gran cuerpo musculoso resultaron muy atractivas entre los adolescentes, algo que no ocurría con Solomon Kane, que era un personaje muy oscuro y muy tapado también (risas). A mí me gusta mucho más Solomon Kane y espero que al público también le atraiga este personaje. Aún así, creo que el personaje de Conan es mucho más interesante en los libros que en las películas o el cómic. Al final todo depende de la adaptación.

Se rumorea que se está preparando una nueva película de Conan. ¿La hubiera cambiado por Solomon Kane?
Sí, lo he oído, y es un mundo genial para trabajar con él. Claro que estaría interesado en dirigirla, dependería del guión, de cómo esté enfocada. Me gustaría hacer algo como Solomon Kane, ahondar en sus orígenes. Tengo curiosidad por ver qué es lo que van a hacer con este proyecto. Ahora están entrando bastantes proyectos de Howard, es algo muy bueno porque es el padre de la fantasía épica, creador de un género que nunca había existido hasta entonces.

¿Tiene previsto secuelas?
Me encantaría hacer secuelas, y extender la idea del final de la película en la que Solomon Kane se convierte en un héroe. Me gustaría adaptar las aventuras de Howard, sería muy emocionante contar su incursión por el continente negro. Y me encantaría ver a James Purefoy en ellas.

¿Ya había pensado en él para este personaje?
Cuando conocí a James habíamos hablado de hacer otra película juntos, un thriller, pero surgió este proyecto y yo no quería una gran estrella de Hollywood para este papel. Surgió el nombre de James y pensé: ¡genial! Fue el hijo de James quien le convenció a él para hacer esta película, porque le encantaba este personaje. Y luego, cuando le vi con las ropas, me dije 'es él'. Es heroico, tenebroso…

¿Qué fue lo más difícil de esta película?
Levantarme por las mañanas… (risas). Había unos cuantos retos, había hecho películas de terror pero me encanta la fantasía, soy un gran fan de El Señor de los anillos, y poca gente hace este tipo de películas. Fue una gran oportunidad para mí, pero decidí rodarlo en localizaciones reales, no me gusta mucho el trabajo de estudio. Y eso fue duro para todos, porque tuvimos que rodar en la República Checa a quince grados bajo cero, con mucho fría y mucha niebla. Inglaterra ya es demasiado caro para rodar.

Rodamos en la República Checa, Inglaterra ya es demasiado caro Su próxima película debería ser Elric de Melniboné.
¡Ojalá! ¡Sí, por favor! Es mi héroe preferido de Michael Moorcock. Chris Weitz, el director de Crepúsculo y La brújula dorada, quiere producirla. Es un héroe muy especial para mí. Michael Moorcock contactó conmigo por email cuando supo que iba a hacer Solomon Kane, porque había adaptado el guión y podría ser una opción para sus libros. Chris Weiz debería producirla y yo dirigirla. Paul Bettany sería una buena opción para encarnar a Elric.