Así lo refleja el informe, 'Sostenibilidad en España 2009', elaborado por el Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE), y consultado por Europa Press.

En uno de sus apartados, el estudio analiza la situación de los bosques en España en lo que se refiere a sus árboles dañados (aquellos que sufren al defoliación en al menos un 25% de su estructura). Baleares y Cataluña son las principales afectadas, con más de un 30%, seguidas de Canarias, Madrid y Galicia. Tras ellas, Asturias registra cerca de un 20%.

El informe señala que en general el número de árboles sanos ha aumentado en 2008, con la consiguiente disminución del número de árboles dañados y muertos.

La mayor parte de los árboles dañados, el 33,5%, lo son por insectos, sobretodo defoliadores. En segundo lugar se encuentran los daños abióticos, con un 30% (la mayoría por sequía), seguidos de los daños provocados por hongos con el 13%. En el caso de los árboles muertos, la mayor parte se debe a cortas sanitarias y aprovechamientos forestales (68%), seguido de daños abióticos (10,5%), principalmente por sequía. En el 7% de los casos la muerte se debía a la presencia de hongos.

En el extremo opuesto a las comunidades anteriormente mencionadas, se encuentran La Rioja y País Vasco, con menos del 5% de su arbolado dañado. En 2008 se produjo una mejoría del estado del arbolado en la mayor parte de las CCAA con respecto a 2007, destacando Navarra, con una disminución de los árboles dañados del 14% y Cataluña, con un 5,3%. Los resultados han empeorado en 2008 con respecto a 2007 en Cantabria, con un 5% más de arbolado dañado y en Madrid (4%). En relación con Europa, España, con un 17,5% de sus árboles dañados, se sitúa por debajo de la media comunitaria que es del 22%.

Consulta aquí más noticias de Asturias.